FRANKLIN ALMEYDA RANCIER

Se denuncia una nueva campaña sucia contra el Dr. Leonel Fernández. El propósito es descalificarlo moralmente por su decidida defensa a la Constitución. Se trata de un guión parecido al anterior, bajar su posicionamiento para vencer su resistencia a la reforma a la Constitución.

No estoy seguro de que esta vez el Presidente Medina esté comprometido con esta campaña sucia. Sus recientes declaraciones hacen pensar otra cosa; dijo el 17 de enero pasado:

"Ya yo les dije que hay una Ley que establece un tiempo en que los partidos deben presentar candidatura ahora lo que quiero es trabajar con tranquilidad que es lo que hago todos los días".

Pero funcionarios de su entorno reeleccionistas han estado reuniéndose para una ofensiva estratégica que detenga el crecimiento sostenido del posicionamiento del Dr. Leonel Fernández.

Bajar al Dr. Leonel Fernández y subir al Presidente Medina, ha sido el intento fallido. En atención a ese fracaso han hecho otros esfuerzo y es declarar fuera de competencia a los otros precandidatos presidenciales del entorno danilista porque no marcan, declarando que: "Decae ímpetu en aspirantes PLD".

Luego, comentaristas por encargo llegan a afirmar que ante el "arrinconamiento", se prepara una ofensiva estratégica y que el Presidente hablará en julio y no en marzo.

Parece que esa campaña sucia no sea el interés del Presidente, sino del entorno reeleccionistas. La conducta del Presidente muestra a un hombre con muchas presiones de aquellos que pretenden empujarlo a una aventura. Luce agobiado, llegando a confesar con sana expresión el olvido de un compromiso para la línea y, en otro momento, manejar el lenguaje con un dislate que no es propio en él.

El Presidente es un político experimentado y se debe presumir que está advertido de que esa campañaun no sorprenderá a la población. Pero el entorno reelecciosta se inclina por creer que desde el poder, todo se puede: planean otras ofensivas contra Leonel y elevar la figura de Danilo.

El comportamiento público exhibido recientemente por el Presidente Medina, no es el usual ni de quien busca la reelección. Es el de alguien que quiere desprenderse de un entorno, al que no quisiera ofender. Pero que como nada sabe de política, no mide los grandes riesgos a que someterían al país.

Procede decirle a esa parte de su entorno, que lo dejen trabajar. Seguir insistiendo conduce a una crisis política que agravaría la presión sobre el Presidente y lo conduciría a otros dislates.

En sociedades desarrolladas,a los jefes de Estados se les programan descansos. En los Estados Unidos es conocido de los retiros a Camp David, lugar que tiene 125 acres (0.5 Km2) y está en Catoctin Mountain Park, en el condado de Frederick, en Maryland. Se construyó en 1942 siendo Presidente Franklin Delano Rossevelt

En nuestro país no se le programa descanso al Presidente, aunque se tiene un lugar oficial en una casa de playa en Juan Dolio. Sin embargo, el Presidente debe tomarse ese descanso, porque como le comentó al profesor Bosch, el entonces Presidente de Yugoslavia, Mariscal Tito (Josip Broz Tito), "El descanso es parte del trabajo".

Presidente tómese un descanso y desautorice esa campaña sucia, porque nada de eso afectará al Dr. Fernández, pero puede que sea un búmeran contra Ud. y su Gobierno.