Manuel Díaz Aponte

¡El Año Verde!, ya es una feliz realidad.

Fueron 51 años de espera

51 años de sufrimientos

51 años de esperanza

51 años de frustraciones

51 años de lucha y de dura competición

Y ¡por fin!, llegó el día, el conjunto de las Estrellas Orientales es Campeón del Torneo de Pelota en el país (temporada 2018-2019).

Hay que felicitar desde sus principales ejecutivos a la cabeza de su presidente, José Mallén; al dirigente del equipo, Fernando Tatis, y a sus estelares jugadores José Sirí, el Más Valioso de la Serie Final, a Fernando Tatis Jr., Miguel Ángel Sanó, Junior Lake, Jumbo Díaz y a los importados Yunesky Maya, Néstor Cortés y Yasmany Tomás entre otros que lucharon para convertir este sueño en una hermosa realidad.

Un merecido triunfo que contribuye a elevar los ánimos entre la población de San Pedro de Macorís, provincia tradicionalmente olvidada por sucesivos gobiernos.

Tal vez sea la oportunidad para que la Sultana del Este renazca, para que salga del letargo económico y social, del injusto olvido en que la tienen postrada sus autoridades y el gobierno.

Desde que las chimeneas de sus emblemáticos ingenios quedaron apagadas para siempre, Macorís pasó a vivir en una espantosa miseria, provocando el éxodo de manos de obra hacia Santo Domingo y ciudades turísticas de la región oriental.

Aún sus principales calles están destruidas y la mayoría de sus barrios carece del sistema de alcantarillado pluvial y sanitario así como de agua potable. Sus hospitales públicos inservibles y hay basuras esparcidas por doquier, y para colmo, el síndico municipal Tony Echevarría, no ha sido capaz de finalizar los trabajos de más de un año de reconstrucción del parque central, Juan Pablo Duarte. Está cercado por una valla de zinc, que proyecta la imagen de un pueblo fantasma, donde viven gentes buenas y trabajadoras que merecen el respeto de sus autoridades.

Allí no podrá ir a celebrar el pueblo macorisano la victoria del equipo oriental. ¡Qué pena! Tendrán que desplazarse hacia la avenida Gastón Fernando Deligne o sea en el malecón.

De esa manera, las flamantes autoridades de San Pedro de Macorís han cerrado el tradicional lugar de descanso y conversaciones entre las personas de edades avanzadas y hasta de muchos jóvenes que cotidianamente se reunían para memorizar vivencias, logros y tal vez ilusionarse con el futuro.

San Pedro está en las calles celebrando grandemente esa deseada y muy merecida victoria del equipo verde. Que la celebración se haga en paz, convivencia y armonía.

Todos los petromacorisanos sentimos una gran emoción, la alegría de volver a disfrutar de un campeonato en la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana.

La primera vez fue en 1944; la segunda en 1954-55, la tercera en 1967-68 y ahora la cuarta en este 2019. ¡Vivan las Estrellas Orientales!

Un gran aplauso para su fiel y entregada fanaticada que ha esperado 51 años para volver a disfrutar de una corona de campeones.

Los estrellitas siempre en el Estadio Tetelo Vargas, con mucho optimismo y siempre decidido a respaldar al conjunto verde, por donde han pasado jugadores del calibre de Ricardo Carty; Silvano Quezada, Manuel Emilio Jiménez, Rafael-El Gallo-Batista, Rafaelin Ramírez, Alfredo Griffin, César Cedeño, Joaquín Andújar, Armando Benítez, Vladimir Guerrero, Alfonso Soriano, Julio César Franco y Robinson Canó entre otros.

Mientras el pueblo de Macorís del Mar está en las calles celebrando jubiloso la proeza de su equipo Las Estrellas Orientales.

¡Brillan las Estrellas!

Articulo de Manuel Díaz Aponte

Jueves, 24 de enero del 2019

Hora: 2:23 de la madrugada