EL TIRO RAPIDO

Por la importancia del tema y el certero enfoque que hace del mismo, hoy cedemos el espacio del Tiro Rápido al contenido de la misiva que en su sección Cartas de Lectores publica en su edición de este día el "Diario Libre", bajo la firma de Juan Mujica y con el título de "La UASD auditada".

Sin restarle ni agregarle, aquí va el texto íntegro. Dice así:

"Pese a que muchos académicos ven el deterioro de la UASD como el producto de conflictos internos, hay muchos otros factores que influyen, como la falta de fiscalización, la deficiente calidad educativa, el ahogamiento económico de los gobiernos y la poca inversión de capital en tecnología y ciencia.

"Pero también le ha hecho mucho daño la falta de aplicación de sus estatutos y reglamentos, el clientelismo en la escogencia de sus autoridades, y su hipertrofiada nómina. La UASD ha creado 18 centros universitarios en 18 provincias y cuenta con una población de mas de 187 mil estudiantes y de 12,025 empleados. Es la institución autónoma del Estado que tiene más empleados del país, más que toda las universidades privadas juntas y en el sector público más que la CDEEE. Solo en salarios gasta cerca de 3 mil millones.

"Aunque el estatuto orgánico de la UASD prohibe que cualquiera de sus miembros haga proselitismo político y a sus organismos usar la UASD para intereses partidarios, nada de esto se cumple y hemos caído bajo la influencia de la política lo que ha impedido una verdadera transformación institucional.

"La UASD no puede seguir con el mismo sistema de elegir a sus autoridades por una mayoría de profesores que representa una minoría, y por una minoría de estudiantes y empleados que representa una mayoría porque es excluyente y poco democrática.

"Hasta el día de hoy casi todo los rectores y los organismos de cogobierno han fracasado en sanear la UASD, en cumplir las normas, y en sacarla del deterioro, el atraso y la parálisis institucional.

"Si en verdad queremos mejorar la calidad educativa de la UASD, lo primero es aumentar el presupuesto, revisar el nivel académico de sus bachilleres, sacar los partidos de su funcionamiento, realizar auditoría de su nómina y sanearla de arriba abajo.

Hasta aquí la misiva que suscribe Juan Mojica. Aunque es posible que se le hayan quedado algunos aspectos pendientes, entre estos sacar del seno de la institución los encapuchados y elementos dedicados a promover desórdenes y suspender las clases apelando a cualquier excusa, incluyendo asuntos que nada tienen que ver con la Autónoma, nos parece que su contenido refleja en gran medida los principales males que aquejan a la universidad más antigua del continente.