Por Manuel Hernández Villeta

Los caminos de la reelección no están cerrados. Terminó una etapa, pero los juristas afines al gobierno siguen trabajando en fórmulas que podrían ser asequibles. El Tribunal Constitucional es un camino, y la reforma a la Constitución es otra. Para imponer una reelección se necesitan medidas de fuerza, y hay que ver si esas acciones se van a implementar.

La re-postulación se decide o se abandona de acuerdo a como esté el calor de la calle. Los partidos opositores no pueden jugar a medidas institucionales, porque allí llevarían las de perder. Solo fracasa una re-postulación que haya un rechazo total de la población, y todavía así las coyunturas dirán.

El doctor Joaquín Balaguer nunca fue un hombre de gran popularidad. Bajo la manga, llevaba de protección y apoyo a una gran parte de la población. No eran mayoritarios, pero en torno a ellos, estando en minoría, prendió aquel estribillo de la revolución sin sangre.

La oposición durante mucho tiempo, sobre todo en los doce años, prefirió la abstención por temor a la banderola roja colocada en los cañones de los fusiles. No era de temer si se hubiera estudiado la historia. La revolución portuguesa se hizo colocando una flor roja en los cañones de los fusiles y Trosky, en la revolución soviética, cambió el uniforme de la guardia de blanco a rojo.

Es la coyuntura de masas que podrá evitar una re-postulación no un artículo transitorio. ¿Creen ustedes que la reelección se va a detener por "en el caso de que el Presidente de la República correspondiente al periodo constitucional 2012-2016 sea candidato al mismo cargo para el periodo constitucional 2016-2020, no podrá presentarse para el siguiente período, ni a ningún otro período, así como tampoco a la Vicepresidencia de la República".

El presidente Danilo Medina dice que será en Marzo cuando tratará el tema de la reelección. Ya para esa fecha tendrán que lanzarse de forma oficial los pre-candidatos presidenciales del Partido de la Liberación Dominicana y el tema de la reelección debe quedar claro. El doctor Balaguer decía que iba en el mes final, un puñado de días antes de las votaciones.

Balaguer no tenía nadie que le enfrentara en el Partido Reformista, y manejaba las instituciones a su antojo. La Constitución el mismo la calificó de ser un simple pedazo de papel. Solo la movilización popular logró sacar a Balaguer en los doce años, y posteriormente, en el período de los diez años, hacerlo salir del gobierno con un recorte de dos años.

Lo que va a definir la reelección presidencial no es un simple artículo puesto en la Constitución, sino la movilización popular, las coyunturas sociales, políticas y económicas, en ese mes de marzo cuando se hablaría oficialmente del tema. ¡Cuidado!. De los tres principales caudillos de los finales del siglo 20, solo pervive y acciona el pensamiento del doctor Balaguer, y este dijo que la Constitución es un simple pedazo de papel. Esperemos. ¡Ay!, se me acabó la tinta.