EL TIRO RAPIDO

El Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicación Corripio reunió en esta ocasión a cinco destacadas figuras de la medicina nacional: los doctores José Joaquín Puello, César José Herrera, Julio Amado Castaños, José Ramírez y Ellen Hilario. Sus observaciones figuran resumidas en el titular que encabeza la versión de la entrevista, realizada por la periodista Altagracia Ortíz, perteneciente al staff del periódico Hoy, especializada y con amplia experiencia en el campo de la salud pública. "República Dominicana", según reza el cintillo "sin estrategias para enfrentar los males que afectan a los dominicanos".

El país, tal como señala el trabajo periodístico recogiendo la opinión de los entrevistados, arrostra grandes epidemias sanitarias con un alto costo en muertes y discapacidades, pese a lo cual esos problemas no aparecen figurando en las políticas públicas del Estado.

Las estadísticas de Salud Pública parecen estar focalizadas exclusivamente en los elevados índices de mortalidad materna e infantil, que se repiten de manera incontrolada un año tras otro. Sin embargo, se obvia que cada año se registran alrededor de 24 mil accidentes cerebro-vasculares; que la tercera parte de la población padece de hipertensión con un elevado porcentaje de pacientes que lo ignoran lo que agrava y complica su condición; un 13.45 por ciento sufre de diabetes; solo se detectan 350 casos de insuficiencia renal crónica.

Por otro lado, resulta elevada la incidencia de cáncer de mama, y pudiera agregarse que algo parecido ocurre con el cáncer de próstata, ambos curables en su casi totalidad detectados y atendidos a tiempo y que sin embargo, constituyen una elevada causa de muerte. Tanto en un caso como en el otro, se advierte la falta de campañas permanentes de educación, lamentando que solo se tratan a nivel mediático en fechas y oportunidades específicas, por lo que pronto pasan de moda y conocimiento público.

Ya en recientes días anteriores, los doctores Puello y Castaños, en el propio matutino habían hecho señalamientos sobre la necesidad de sustituir el modelo sanitario actual, poniendo mayor énfasis en el aspecto preventivo. Un pueblo realmente sano es aquel donde resulta menor la posibilidad de enfermarse que la de tener que recibir atenciones médicas.

En el orden material, representa además un significativo ahorro de recursos para el sistema de salud estatal.

Ese debiera ser el punto de partida dentro de una estrategia más abarcadora de las enfermedades mas comunes y la forma de evitarlas. Es básicamente el mensaje que envían estas destacadas figuras de la Medicina Dominicana, cuyas voces de advertencia, insistimos nuevamente, deben ser acogidas y valoradas.

teledebate@hotmail.com