EL TIRO RAPIDO

Popular la frase de que "al dedo malo todo se le pega". Y tal parece estarle ocurriendo en estos días a la Policía Nacional. Siempre en la mira del escrutinio público, ahora se le han juntado al mismo tiempo tres situaciones en extremo problemáticas.

Primero, tocó al Relacionista Público de la institución, Frank Félix Durán, rebuscar en su arsenal de argumentos y hacer piruetas dialécticas para tratar de justificar el operativo llevado a cabo en Los Mina sin la autorización ni la presencia de fiscales. Efectuado con la finalidad de atrapar a los presuntos asaltantes de la sucursal del Banco Popular, donde cargaron con un botín millonario, la acción se saldó con un balance trágico: la muerte de uno de los alegados participantes, la de un oficial policial de largo historial y heridas a otros cuatro altos mandos del cuerpo.

Mucho más difícil de justificar de manera creíble el alegado suicidio del vigilante de la sucursal de Vimenca, Antonio Polonia Bueno, a quien el director regional Cibao Central, general José Acosta Castellanos, atribuye haber sido el planificador del multimillonario robo llevado a cabo a finales del pasado mes de mayo.

En realidad se hace muy cuesta arriba aceptar como una persona esposada y custodiada por una patrulla pudo apoderarse de una pistola, cuya procedencia ahora se ignora, y darse un balazo mortal. La muerte del principal testigo en tan sospechosas circunstancias del hecho, divorciadas de toda explicación lógica, motivan a muchos a suponer que en realidad lo suicidaron para que se llevara a la tumba los detalles del plan y sus posibles ramificaciones.

Pero como si todo lo anterior fuera poco, el diputado gobiernista Francisco Matos, sale a la palestra pública para asumir graves denuncias de corrupción dentro de la institución.

Según el legislador para obtener una designación al frente de las direcciones regionales y provinciales hay que cantearse con nada menos que hasta cinco millones de pesos. De muestra menciona precisamente la de Santiago, que es la provincia por la que resultó electo.

Matos amplía el itinerario de las jugosas y al parecer muy atractivas designaciones, a las ciudades de Puerto Plata, La Vega y La Romana. En el caso de la primera, a los dos millones que costaría el puesto, se agrega un aporte mensual de setecientos mil pesos. En total, asegura que en el país existen catorce cuarteles, todos con su precio, afirmando que "todo el mundo lo sabe".

Al reclamar la intervención del Presidente Medina, el legislador peledeista afirma que decenas de policías serios se encuentran pensionados en sus casas, en tanto los cuarteles están llenos de corruptos.

Demás decir que acusaciones tan graves iban a generar reacción, en este caso del propio Director General del cuerpo, general Ney Bautista Almonte. Y lógico que la misma estaría fundamentadas en el reclamo de pruebas que las sustenten.

Lo mas probable es que el diputado santiaguense no disponga de ellas. Pero muy cierto que una buena parte de la opinión pública ni las demanda ni las necesita para alimentar la pobre opinión que tiene de la Policía Nacional, y que justificada o no, reflejan todas las encuestas donde se evalúa el comportamiento y credibilidad de las instituciones, donde el cuerpo de orden público siempre sale tan mal posicionado.

teledebate@hotmail.com