Por Manuel Hernández Villeta

Para concluir nuestro análisis sobre la llegada de los expedicionarios de Junio del 59, vamos a transcribir algunos de los puntos básicos y fundamentales de su programa de gobierno. Todavía hoy, tiene un concepto avanzado. Una lástima que se perdiera en las brumas del tiempo.

El programa político contemplaba el establecimiento de un gobierno provisional democrático revolucionario que en un período de dos años pusiera en marcha el Programa de la Revolución y creara las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos políticos y sociales.

Asimismo, una convocatoria dentro de un término prudencial de una Asamblea Constituyente, elegida por medio del sufragio universal, directo y secreto, encargada de elaborar la nueva Constitución de la República, con sujeción a los principios que rigen la concepción de la organización democrática del Estado, e inspirada en los postulados de la justicia económica y social.

El Movimiento de Liberación Dominicana planteaba la implantación de una amplia Reforma Agraria, que garantizara al campesino la posesión de la tierra y le otorgara el derecho de propiedad correspondiente en la proporción que determinara la ley, de acuerdo con el principio que establece la función social de la propiedad.

Asimismo una reforma de la "Ley de Tierras" que confiscara las propiedades que se obtuvieron por fraude o violencia. Una garantía de la libre organización de la clase obrera y campesina como medio de defensa de sus intereses y reconocer el derecho de huelga como instrumento de lucha del proletariado.

Inicio de una efectiva campaña de alfabetización y reforma íntegra de la enseñanza, a fin de que la nueva escuela, desde la primaria hasta la universitaria, sea la forjadora de una conciencia nacional avanzada y libre que contribuya a darle impulso a los reclamos y derechos del pueblo.

Otro punto era el establecimiento de un amplio sistema de seguridad social que amparara a la niñez, la ancianidad y al desempleo y ofrezca los servicios imprescindibles para la protección de la salud y una vivienda adecuada.

En el lado económico, el manifiesto planteaba un impulso de la economía en sus múltiples aspectos, fomento del desarrollo del mercado interno y el poder adquisitivo de la masa popular. Desarrollo y protección de la industria nacional, mediante las instituciones de crédito que organice el Gobierno Revolucionario, y a través de las medidas legales que se dicten para ese fin.

Igualmente, expropiación en favor del Estado de todas las industrias y propiedades adquiridas por el tirano, su familia u otras personas al amparo de la tiranía, y reintegración a sus legítimos dueños de aquellas que hayan sido objeto de despojo. Revisión de todas las concesiones hechas por la tiranía en favor de capitales nacionales y extranjeros que sean lesivas al interés nacional. Llegaron llenos de patriotismo, enamorados de un puro ideal, y con su sangre noble....!Ay!, se me acabó la tinta