FRANKLIN ALMEYDA RANCIER

Se ha convertido en silenciosamente viral la pregunta ¿Qué se esconde con primarias abiertas? Bosch decía que las cosas no son como se ven, muchas veces lo que no se ve es más importante que lo que se ve.

La insistencia ahora anunciada por el Presidente de la Comision del Senado que conoce el proyecto de la Ley de Partidos, en aprobarla en el mes de abril, hace seguir pensando en que hay algo que no se ve. Anteriormente, aprovechando un escenario solemne, el Presidente del Senado, motivó jurídicamente la aprobación de primarias simultáneas y abiertas, violando incluso, un protocolo de Estado.

El proyecto no se ha aprobado por la controversialidad de ese punto. Ha habido resistencia jurídica, política y de amplios sectores sociales y económicos, porque en ella debe consagrarse la libertad de los asociados a decidir, respetando la democracia interna.

Las razones jurídicas para rechazarlo, son por violaciones constitucionales. Se trata de que el Art. 277 de la Constitución petrificó decisiones de inconstitucionalidad anteriores a la Constitución vigente sobre ese y otros temas; además de que imponérsele a los partidos, siendo entidades privadas, acogidos al derecho fundamental de libre asociación, constituye por igual una violacion Constitucional imponerselas.

Han habido sobradas motivaciones políticas atinentes a la funcionalidad y organización de los partidos. Se ha rechazado la propuesta de que en esa ley figure las primarias abiertas, porque se desconocería la membresia partidaria, razón de su existencia.

Se diferencia la posición de la mayoría de los senadores a la de la mayoría de los diputados. Aquellos se inclinan por aprobarla y éstos en rechazarla. Ojalá que esa diferencia fuera por razones ideológicas y valores políticos. Pero se sabe que no es así; más bien subyace el pálpito que una parte de los senadores ceden a presiones no explicadas. En cambio, no se espera que los diputados sean persuadidos.

Vale preguntarse ¿Por qué insistir en una propuesta inaceptable? Responderla es conocer qué es lo que no se ve. Cada lector supondrá de qué se trata y hay que dejar a cada cual hacer ese ejercicio. Llegar a tratar de saber lo que no se ve, termina siendo un ramillete de posibilidades.

Tenemos las nuestras, pero en política no es recomendable dar por cierta una situación no comprobada y mucho menos una especulación, porque puede inducir a error a un buen número de personas. Sin embargo, invitamos al lector a hacerse la pregunta.

No obstante, existe una percepción recurrente de que las primarias y la reelección van relacionadas. Si hay una, viene la otra. Se aprecia un forcejeo en el entorno del Presidente Medina, para inducirlo a reelegirse. Ante esto ha reiterado que no está en eso, sino en trabajar.

¿Por qué viene de integrantes del entorno? Las presiones sobre el Presidente deben ser estresantes. Suponen que levantar la reelección es una forma para que Danilo apoye a uno de ellos.

También suponen que las primarias abiertas, pueden ganarse con una campaña de muchos recursos. En cambio, temen al crecimiento indetenible de Leonel. Quieren que Danilo lo detenga

Pero Danilo conoce que la reelección y las primarias abiertas no serán posibles, por lo que espera un entendimiento de cohabitación.

¿Será esta explicación la respuesta sobre lo que no se ve?

El autor es miembro del CP del PLD, ex Ministro de Interior y ex Rector de la UASD.