FRANKLIN ALMEYDA RANCIER

Repetir textualmente lo que expresa un adversario, Bosch no lo recomendaba. Sin embargo, cuando asoma un desbordamiento del límite establecido en el ejercicio del poder, esa amenaza acerca muchos sectores, aún siendo adversarios políticos entre sí.

Juan Bolivar Díaz, históricamente adversario al bochismo y peledeísmo, escribió este jueves pasado un artículo que tituló: "El Valor de los Pactos y Palabras", donde exhorta al Presidente Medina a trazar una raya histórica, respetando el pacto consignado en el transitorio constitucional que lo inhabilita a presentarse nueva vez a reelegirse.

Destaco un párrafo de ese artículo, el cual está escrito con ánimo persuasivo, copiado textualmente dice:

"Me encuentro -dice- entre quienes mantienen la esperanza de que Danilo Medina no renegará otra vez de las convicciones que expresó reiteradamente entre el 2007 y el 2015, y que no pretende desconocer el gran pacto nacional de la Constitución, ni el que suscribió en el Comité Político de su partido. No puede desconocer su propia Constitución (aporte peledeísta) ni volver a modificarla con los mismos actores y para exclusivo beneficio personal".

Díaz Santana no sólo es un periodista con trayectoria reconocida, sino además un vocero importante entre las organizaciones de la sociedad civil.

Si se suman a los diversos sectores políticos y de la sociedad civil, a la clara percepción sobre lo que opina la población sobre el tema, puede entenderse las razones del repliegue que han tenido los gestores reincidentes de la promoción reeleccionista.

Dice la encuestadora Gallup que "el 66.9% de la población desaprueba que el presidente Danilo Medina modifique por segunda vez la Constitución".

La encuesta levantada en todo el territorio del 5 al 11 de marzo, dicen tener "un margen de error de más o menos un 2.8%".

Llama la atención que entre los simpatizantes de las organizaciones de oposición, con mayor representación congresional, el PRM, un 84.9% rechaza otra reelección; los simpatizantes del PRSC como los del PRD, el 66% de cada una de ellas se suman al rechazo.

Puede suponerse que los simpatizantes del PLD la apoyan, pero no es así. De intentarse una nueva reelección, el 45.9% la rechaza. Esto es tan grave como lo anterior, puesto que el PLD se partiría técnicamente mitad mitad.

No se puede jugar con la verdad, una nueva reelección unificaría en contra del del PLD a toda la oposición, con un alto porcentaje de la población y la mitad del PLD. Es decir, es una derrota anunciada.

Se manifiesta en la población, según la misma encuesta Gallup-Hoy, que "un 78.3% considera que las cosas van por mal camino (económico)". Ese solo indicador económico puede sacar al PLD del poder; debido a que si la economía va mal, va mal la política para el partido gobernante.

Lo prudente es lo que evidentemente ha puesto a decir el Presidente Medina a su vocero oficial como a otros informales, de que el Presidente no está en reelección, sino en trabajar.

Debe agregarse lo que ha expresado un hombre muy del Presidente, el Dr. Reinaldo Pared Perez, de que no puede haber reelección sin una modificación constitucional.

Presidente es tiempo de parar a los que pretenden detenen el creciente posicionamiento del Dr. Fernández. Más bien, procede un acuerdo por aquello: "quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija"

El autor es miembro del CP del PLD, ex Ministro de Interior y ex Rector de la UASD.