Manuel Díaz Aponte

He leído un libro que me ha dejado profundas reflexiones y por supuesto, nuevas enseñanzas. Ahora, en las proximidades de la Semana Santa su lectura adquiere mayor fuerza espiritual por tratarse de un personaje único en la historia universal.

"Jesús en el Siglo 21" es una enjundiosa, interesante y profunda obra escrita por el maestro puertorriqueño Magdiel Narváez, con un estilo didáctico y analístico impresionante.

Se trata de un relato minucioso sobre la vida y obra de Jesús, la forma en que vivió, sus convicciones y hasta qué punto su trayectoria modificó para siempre el rumbo de la historia.

Son 189 páginas bien aprovechadas y argumentadas con una pluralidad de criterios que no dejan ninguna señal de dogmatismo y fanatismo religioso entre quien las lee.

¿Y sus fuentes? Está sustentado en diversas y minuciosas fuentes todo el relato del libro lo que sin dudas ofrece una visión más acertada y creíble de su contenido.

Igualmente hay narraciones, testimonios y enfoques variados sobre la trayectoria del ícono espiritual más trascendental que registra la historia de la humanidad.

En su portada aparece una foto impresionante del hombre que con su sacrificio, esfuerzo y dolor enseñó a la humanidad a amar al prójimo, a practicar la solidaridad y la comprensión entre todos los que hemos vivido en la tierra.

Con notable habilidad en la narrativa, su autor nos introduce al personaje de Jesús indicando que su vida y su obra pertenecen a un mundo social. "En realidad, a uno bien complejo por demás".

El primer capítulo del texto contiene varias preguntas: ¿Es Jesús un personaje real de la historia?; ¿Es la historia de Jesús un mito?; ¿Dónde nació Jesús?; ¿En qué fecha nació Jesús?; ¿Dónde se desarrolló Jesús?; ¿Cuál fue el verdadero rol de María en la vida de Jesús?; ¿Quiénes eran los familiares de Jesús? y ¿Quiénes eran los herederos de Jesús?

Los siguientes cinco capítulos analizan la vida personal de Jesús; su misión, ministerio y el hilo conductor de su mensaje. También, el mensaje profético de Jesús; su propósito de vida y la muerte y la resurrección de Jesús.

Una de las reflexiones más aguda del conferencista, profesor, abogado y teólogo Narváez es cuando afirma que Jesucristo ciertamente murió crucificado. Y para arribar a ese planteamiento dice que "debemos aceptar que Jesús murió en la cruz conforme al relato vivo sobre su muerte".

Posteriormente, argumenta su tesis partiendo de dos fuentes consultadas: una provista por Flavio Josefo y la otra en un documento de la época recogido por el autor Romano Penna.

Jesús Firme y Valiente

Aquellos que conocieron a Jesús incluidos sus más fervientes enemigos concluyen en que se trató de un hombre de convicciones firmes y de una personalidad valiente.

"Por aquel tiempo existió un hombre sabio llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre; porque realizó grandes milagros y fue maestro de aquellos que aceptan con placer la verdad. Atrajo a muchos judíos y muchos gentiles. Él era el Cristo. Delatado por los principales responsables de entre los nuestros, Pilato, lo condenó a la crucifixión".

En su libro el conferencista que reside en Guaynabo, Puerto Rico, narra que Jesucristo murió en la cruz justamente para el tiempo de la Pascua judía.

Y agrega partiendo del relato incluido en el libro de Romano Penna que escrudiña la forma y circunstancia en que Jesús fue apresado y posteriormente inmisericordemente torturado por sus verdugos:"Fue transmitido. En la vigilia del sábado y de la Pascua se colgó a Jesús, el nazareno. Un heraldo durante cuarenta días fue gritando a tal efecto.

Más adelante, precisa que "el nazareno sale para ser lapidado, porque ha practicado la magia y ha instigado y desviado a Israel. Cualquiera que sea sabedor de algo en su descargo que venga y lo haga público. Pero no encontraron disculpa alguna a su favor, y lo colgaron la vigilia del sábado y de la Pascua".

Estremecedor episodio que no obstante el tiempo registrado ha perdurado y seguirá marcando las mentes y corazones de generaciones y generaciones de seres humanos en el mundo.

Tras exponer ese dramático relato que envuelve el escenario y destino final de la vida de Jesús, el escritor Magdiel Narváez, asegura que "hay más fundamentos que apoyan la muerte de Jesús en la cruz que aquellos que se puedan presentar en su contra".

¿Resucitó Jesucristo?

Es otra de las profundas y medulares narraciones que aparecen en el libro:"Jesús en el siglo 21", el cual introduce planteando que por mucho tiempo se llegó a pensar que sus discípulos se habían robado el cadáver.

"La Biblia manifiesta que las autoridades religiosas, al escuchar de la resurrección de Jesús, ordenaron que se divulgara la noticia de que los discípulos se habían robado el cadáver (Mateo27:62-67).

Narváez dice que "con esta artimaña le restaban méritos a la resurrección de Jesús. Este es el mismo texto que utilizan algunas personas para atacar la fe tratando de desmentir el acto de la resurrección y confundir al cristianismo".

En otro orden, apunta que dicha versión por lo menos tiene tres elementos de contradicción con los propios versículos bíblicos.

Recuerda que tras revisiones minuciosas, existen textos que explican el asunto de la tumba vacía y de que Jesús se le apareció solamente a sus discípulos.

Y en ese sentido, el autor de la obra:"Jesús en el siglo 21" anota que los textos bíblicos registran y reafirman que fueron las autoridades las que se acercaron al procurador romano Poncio Pilato para exigirle que asegurara la tumba.

Había temor de que alguien robara el cadáver y creara la falsa de que Jesús había resucitado tal y como lo predijo.

Precisa el intelectual puertorriqueño en su valiosa obra que si el procurador romano envió a sus guardias a velar la tumba y además cubrieron los bordes con pintura para estar seguros de que nadie movería la piedra, ¿cómo es posible que se hayan robado el cuerpo?

Así ofrece otro impresionante dato al citar a Santiago, hermano de Jesús que según la historia bíblica nunca creyó en su pariente e hizo esfuerzo por torpedear sus prédicas y mensajes dirigidos a sus seguidores.

"En el momento en que Jesús muere y posteriormente resucita, el que se hace cargo del ministerio es Santiago, el que no creía. El mismo que al final de su vida muere lapidado frente al templo por dirigir a las comunidades de fe entre los judíos cristianos en Jerusalén", precisa Narváez en su edificador texto.

Observa que el mayor impacto del ministerio de Jesús fue posterior a su resurrección, momento en el cual muchas personas pudieron sentirse persuadidas por su mensaje.

Agradezco al amigo puertorriqueño Heriberto Márquez haberme traído desde la Isla del Encanto este libro que me ha permitido escribir estos párrafos.

Sobre el autor de "Jesús en el siglo 21"

-Magdiel Narváez, es un conferencista, profesor y abogado puertorriqueño. Posee varios títulos universitarios entre ellos un Juris Doctor de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y una Maestría en Derecho con créditos doctorales de la Universidad Complutense de Madrid. Es un galardonado escritor a nivel nacional e internacional. Dirige desde 1996 un ministerio evangelístico y educativo llamado "El Galileo" el cual lo ha llevado a darle la vuelta al mundo. El gobierno de Israel lo nombró Embajador de Buena Voluntad. Reside en Guaynabo, Puerto Rico, junto a su esposa Zahira Díaz.

Artículo de Manuel Díaz Aponte

Viernes, 16 de marzo del 2018