EL TIRO RAPIDO

No podían resultar más positivas las informaciones que llegan desde España sobre la participación de nuestro país en la trigésima Feria Internacional de Turismo, que tiene lugar en Madrid, donde disponemos de una amplia representación encabezada por el Ministro Francisco Javier García con nutrida participación del sector privado, incluyendo la de los dos principales bancos nacionales, el Popular y el Reservas.

El stand que exhibe los colores nacionales figura entre los más llamativos y más visitados, tanto por los representantes de las agencias de viajes, que constituyen el eje central de la actividad turística, como por los de las cadenas hoteleras y potenciales nuevos inversionistas.

Según acaba de informar Javier García, una vez finalizado el evento y retorne al país, traerá en cartera ofertas para la construcción de 29 mil nuevas habitaciones hoteleras en distintos centros turísticos nacionales. Son proyectos de relativo pronto inicio, que contribuirán a apuntalar aun más el liderazgo regional de nuestro país en esta importante y competida actividad.

Y un detalle de especial significación: un empresario español ha mostrado gran interés en desarrollar un vasto complejo hotelero en la provincia de Pedernales, el cual abarcaría 9 mil habitaciones, estando solo a la espera del llamado del gobierno para dar inicio al ambicioso proyecto.

Esta información es del más alto interés en un doble aspecto. El primero, porque agregaría un nuevo polo turístico a los ya existentes en una zona hasta ahora de potencial virgen, y el segundo, porque en el plano local resultaría como un balón de oxígeno para devolver vida a esa deprimida provincia, donde los bolsones de miseria se han ido abultando debido al creciente desempleo provocado por el cierre de empresas y la explotación minera.

En otro orden, el Ministro de Turismo abordó otros dos temas importantes y conflictivos. Uno fue el de las diferencias surgidas con las asociaciones de hoteleros de Bávaro y ASONAHORES respecto al permiso para la construcción de torres de 22 pisos en Cap Cana y de 25 en Macao. Si bien el funcionario se mostró abierto a iniciar un proceso de diálogo con los representantes de la industria turística, adelantó que la altura de dichas construcciones se ajusta a las normas del Ordenamiento Territorial.

Y la otra, dando respuesta a las advertencias hechas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos a los ciudadanos de ese país, que constituye nuestro mayor y más atractivo mercado turístico, de las precauciones que deben adoptar antes de venir a vacacionar a la República Dominicana, sobre todo en términos de seguridad personal.

En este sentido, el titular de la cartera ministerial afirma que el país mantiene dispositivos especiales de seguridad para garantizar la integridad personal de los vacacionistas extranjeros en las zonas turísticas del país, por lo que somos un destino seguro y confiable. Es una afirmación que, sin embargo, carecerá de relevancia si se queda aprisionada en el ámbito doméstico, si darle divulgación y promoción en ese mercado.

Sin dudas, la industria turística dominicana, tal como hemos señalado en otras ocasiones, es el principal motor que impulsa nuestra economía, importante fuente generadora de divisas, figura entre actividades que generan mayor cantidad de plazas de trabajo, promueve la mejor imagen del país a nivel internacional y se proyecta hacia el futuro bajo los mejores auspicios.

Cuidarla como un preciado tesoro, que de hecho lo es, debe ser considerada como tarea prioritaria y compromiso de todos.

teledebate@hotmail.com