FRANKLIN ALMEYDA RANCIER

Duarte y los patriotas trinitarios, estando bajo el control de la Junta Central Gubernativa, fueron víctima de un golpe de Estado por Pedro Santana en julio de 1844, a cuatro meses de la Independencia Nacional. Apenas pudo Duarte esbozar la Constitución progresista que nunca entró en vigencia.

A Juan Bosch se le dió un golpe de Estado, en septiembre de 1963, llevándose entre sus garras la Constitución proclamada el 29 de abril de ese año. Bosch participó en su redacción y dijo que era en homenaje a aquellos patriotas que fundaron la República. Ese golpe provocó la ira del pueblo dominicano y el 24 de abril de 1965, se tiró a las calles para el "Retorno a la Constitucionalidad"; sólo fue frenadopor la intervención militar norteamericana de ese mes.

Cuando Bosch renuncia del PRD, declaró que ese partido había cumplido su misión histórica. El 15 de diciembre de 1973 fundó el Partido de la Liberación Dominicana. En su Asamblea Constitutiva se hizo el compromiso de completar la obra de Duarte y garantizar los derechos ciudadanos.

El PLD habrá gobernado veinte años para el 2020; si bien ha logrado gobernanza, estabilidad y crecimiento macroeconómico, su mayor legado histórico ha sido la Constitución proclamada en el 2010.

Duarte trabajó en la que nunca entró en vigencia; Bosch participó en la que duró siete meses; y Leonel con el PLD, en la del 2010. Èsta tuvo como referencia el carácter progresista de aquellas, guardando los tiempos.

Lo que parece no entender algunos es que la del 2010, además de que es el marco jurídico para completar la obra de Duarte, que es fortalecer y modernizar el Estado y sus instituciones, también se constitucionalizado el otro objetivo fundacional, que el Estado garantice el ejercicio de los derechos de última generación; derechos de inclusión social y de igualdad de oportunidades.

Quienes vulneren y violenten esa Constitución, están despojando al PLD de su razón de ser; peor, están retrasando el proceso de actualización y modernidad del Estado-Nacion, al que Duarte denominó Republica Dominicana. De ahí que esa Constitucion es el mayor legado histórico del Partido y el indiscutible homenaje a Duarte y a Bosch.

Lo que ahora se debate no es una candidatura presidencial, es que la Constitución del 2010 se respete como legado histórico. Ud puede pedirle a Leonel que escoja entre tratar de ganar una candidatura o la defensa a la Constitución del 2010, y él harà lo que sea por la defensa a la Constitución.

Aquellos que no entienden ese planteamiento, es porque sólo miran resguardar sus intereses personales. Las características del momento político es de importancia histórica; es, por una causa de trascendencia.

La lealtad no es a Leonel, es a esa causa; él no va a sacrificar esecompromiso histórico, para sólo volver a ser Presidente.

No guardo ninguna duda sobre su convencimiento del papel a juega. Se atreverá, lo sé, a poner cualquier cosa en riesgo antes de ceder en la exigencia de que se respete la Constitución vigente.

Lo acompaño, como lo hacen muchos, no por lealtad personal, sino por lealtad a esa causa; ¡ese es el compromiso!.

(Nota: Los lunes siguientes son feriados, esta columna no saldrá hasta el lunes 9/01/18. ¡Felicidades en Navidad y nuevo año!)

El autor es miembro del CP del PLD, ex Ministro de Interior y ex Rector de la UASD.