Por Mario Rivadulla

EL TIRO RAPIDO

"Estamos perdiendo la batalla contra el cambio climático" No podía resultar más penosa e inquietante la dramática expresión del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en el discurso pronunciado ante los líderes de 127 países, empresarios y representantes de la ONU, en la Cumbre "Un planeta" inaugurada ayer en París.

El importante evento mundial fue convocado precisamente por el joven mandatario galo con la finalidad de dar nuevo impulso al histórico Acuerdo de París, celebrado exactamente dos años antes, que reunió en la Ciudad-Luz en esa ocasión a ciento noventa y cinco países, los cuales asumieron el compromiso de adoptar medidas conjuntas a fin de que la temperatura del planeta no supere los dos grados a finales del presente siglo y si aún fuese posible, reducirlo a un grado y medio.

En ese mismo encuentro se acordó crear un fondo global de 100 mil millones de dólares con esa finalidad, parte de cuya suma sería facilitada a países de economías débiles del Tercer y Cuarto Mundos, como fondos especializados para impulsar programas de preservación y recuperación del medio ambiente. Los mayores aportantes serían, precisamente, las dos economías mayores del mundo, a saber los Estados Unidos y China Continental, mientras República Dominicana tendría acceso a esos fondos de ayuda no reembolsables.

Obviamente la abdicación de dicho compromiso por parte del nuevo ocupante de la Casa Blanca, quien ha anunciado el retiro de los Estados Unidos de la Cumbre, no solo debilita de manera significativa el compromiso colectivo asumido la capital francesa dos años atrás, sino que también provoca desaliento en otros gobiernos. Quizás ello explique el por qué de los 195 países que concurrieron en aquella oportunidad, ahora su número se haya reducido a solo 127.

Ya desde que se encontraba entregado a la campaña culminada con su inesperada victoria, Donald Trump había manifestado su disposición a no ratificar el Acuerdo de París. Es notorio que el mandatario estadounidense no presta credibilidad a los advertidos perjuicios del cambio climático. Esto así, no obstante el testimonio coincidente y concluyente de más del noventa por ciento de la comunidad científica y las mismas señales que nos está enviando la Naturaleza, sometida a un continuo e irresponsable despojo y maltrato por parte de los humanos.

De hecho, y para no dejar dudas sobre su posición, ha adoptado una serie de disposiciones a favor de empresas y actividades consideradas altamente contaminantes, en tanto en su equipo de gobierno y asesores aparecen varias figuras ligadas a las mismas y que comparten abiertamente su postura en este tema.

Nuestro país figura entre los ocho o diez más vulnerables a los perjuicios del calentamiento global. Hace pocos días estuvo con nosotros, invitado para dar una serie de conferencias sobre el tema, uno de los principales líderes de la lucha contra el cambio climático, donde acumula una experiencia de más de tres décadas.

Y al hacer insistencia sobre la necesidad de adoptar medidas para reducir al mínimo posible sus efectos nocivos, advirtió de manera específica a la industria turística, por la elevación del nivel de las aguas oceánicas, que es una realidad medible y evidente, que pudiera inundar nuestro litoral playero, uno de los principales atractivos con que contamos para atraer visitantes al país y también para el disfrute de nuestro pueblo.

Lo sensato por nuestra parte es no perder de vista una realidad que ya se nos está manifestando en los cambios estacionarios y en los inusitadamente fuertes huracanes, que causaron tantos destrozos en la vecina isla de Puerto Rico. Aunque esta vez apenas nos rozaron, en modo alguno nos libera de la posibilidad futura de una ocurrencia similar.

De orden, por consiguiente, adoptar cuantas medidas sean recomendadas para enfrentar y reducir al mínimo los posibles perjuicios advertidos del calentamiento global. Que frente a esa realidad, cualquier previsión que adoptemos nunca estará de más. Y en este caso es preferible pecar por exceso de prudencia que por falta de ella.

teledebate@hotmail.com