EL TIRO RAPIDO

El siempre mucho mayor interés y controversia que despiertan las encuestas que se hacen con el fin de medir las preferencias electorales de partidos políticos y candidatos, en especial a la Presidencia de la República, provoca que por lo general pasemos por alto o no le otorguemos la importancia debida a los resultados de las encuestas que se llevan a cabo por equipos especializados de investigadores aportando datos de sumo interés para medir el sentir y percepción de los ciudadanos no solo en el campo político sino en otras áreas de sumo interés.

Ahora mismo se acaban de ofrecer los datos cosechados en el curso de un prolijo trabajo que lleva por título "Imaginar el futuro: ciudadanía y democracia en la cultura política dominicana". El mismo corrió a cargo del Instituto de Investigación Social para el Desarrollo y la Fundación Friedricht Ebert, entre octubre y noviembre del pasado año.

Para la gran mayoría de los dominicanos el país incumple con los estándares básicos que componen un Estado democrático y de derecho; para un ochenta por ciento es nula la igualdad ante la ley en perjuicio de los más pobres; el Gobierno toma decisiones sin atender los deseos de los ciudadanos y el desarrollo de las personas está condicionado más por el "enganche" político que por méritos.

En el plano institucional, aunque muestra un descenso todavía un 76 por ciento se muestra partidario del sistema democrático, al tiempo una cantidad casi igual reclama más mano dura del gobierno, que revive la famosa expresión de Rómulo Betancourt cuando era presidente de Venezuela, "democracia con energía".

En cuanto a evaluar la gestión del gobierno, tan solo educación recibe una elevada calificación cuando sobre 100 puntos, los encuestados le otorgan 72. En cambio, seguridad ciudadana, con apenas 21 puntos, sigue siendo la peor valorada y como constancia de que ha calado en la ciudadanía el discurso contra la corrupción, los encuestados al otorgarle solo 22 puntos consideran que ha sido muy débil la actuación del gobierno para combatir ese flagelo. En tanto, el combate a la pobreza y el manejo de la economía, registraron 35 y 36 puntos respectivamente.

Vale significar que no obstante, para el momento de efectuar la encuesta, el presidente Danilo Medina continuaba registrando un elevado nivel de aceptación ciudadana por parte del 66 por ciento, o sea, dos de cada tres ciudadanos encuestados. De entonces a la fecha, posteriores encuestas han ofrecido números más reducidos, el más reciente un 52 de aprobación por parte de la Gallup, similar al que le atribuye la también recién divulgada Latinobarómetro.

Otros datos de interés arrojados por la encuesta: un 66.6 por ciento rechaza el aborto; un 30.7 por ciento se muestra a favor de que sea permitido en las tres causales alegadas por quienes abogan por su legalización: en caso de que la vida de la madre corra peligro; cuando es consecuencia de una violación; y en grave mal formación de la criatura por nacer. Tan solo 2.4 apoya el aborto electivo o indiscriminado. Significativo que sean las mujeres las que muestran mayor oposición a la interrupción del embarazo con un 69 por ciento de rechazo.

Sobre un tema tan controversial como es el otorgamiento de la ciudadanía dominicana a los hijos de inmigrantes haitianos, 53 de cada 100 encuestados se oponen a ello, mientras que 83 de cada 100 consultados rechazan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Son datos de sumo interés sobre temas de importancia fundamental, que debieran ser motivo de reflexión tanto para el gobierno tanto como la clase política, y en general el liderazgo nacional en sus distintos sectores y vertientes, y tomados de base como valiosos indicativos de fortalezas y debilidades para la adopción de políticas y estrategias correctivas orientadas al futuro.

teledebate@hotmail.com