Germán Gorraiz López

01/08/2017

Cachemira sería el paradigma perfecto de la implementación de la teoría brzezinskiniana del "caos constructivo" en la región, concepto que se basaría en la máxima atribuida al emperador romano Julio César "divide et impera", para lograr la instauración de un campo de inestabilidad y violencia (balcanización) y originar un caos que se extendería desde Líbano, Palestina y Siria a Iraq y desde Irán y Afganistán hasta Pakistán, Cachemira, Xinjiang y Anatolia (Asia Menor).

Hacia la balcanización de Pakistán

Aunque los talibanes han sido expulsados de algunas zonas de su bastión del sur de Afganistán, los combatientes del grupo insurgente afgano Haqqani (afín a los talibán), siguen cometiendo ataques transfronterizos desde sus bases paquistaníes situadas en la frontera oriental con Afganistán. Así, según un.org, Sirajuddin Jallaloudine Haqqani sería uno de los líderes más prominentes e influyentes, de la red Haqqani, (grupo de combatientes con estrecha cooperación tanto con los talibanes como con Al-Qaida) y habría sido uno de los principales comandantes de la red desde 2004, heredero natural del carisma y la autoridad de su padre, Jalaluddin Haqqani, comandante militar de los talibanes y ministro del régimen talibán.

Por su parte, el actual Presidente de Paquistán, Mamnoon Hussain habría sido acusado por EEUU de "tibieza en la lucha contra Al Qaeda para lograr desbaratar las redes terroristas en Pakistán y para degradar cualquier habilidad que tengan para planear y lanzar ataques terroristas internacionales", lo que aunado con su escaso entusiasmo por "fortalecer las capacidades de contrainsurgencia de Islamabad" y su peligroso acercamiento a China hacen predecir un incierto futuro para él, por lo que no sería descartable un golpe de mano auspiciado por la CIA para lograr la balcanización de Paquistán, su debilitamiento como Estado y posterior sumisión a China, para lo que la CIA recurrirá al endémico contencioso de Cachemira que será un nuevo episodio local entre un Paquistán aliado de China y una India apoyada por Rusia, con el agravante de disponer ambos países de misiles balísticos nucleares. En este contexto habría que incluir la reciente inhabilitación por el Tribunal Supremo paquistaní del Primer Ministro Nawz Sharif, involucrado como responsable de las sociedades opacas de su familia en paraísos fiscales y desveladas en su día por los llamados Papeles de Panamá.

Rusia, aliado estratégico de la India

Rusia sería aliado estratégico de India al ser el mayor proveedor de armas de una India que mantiene desde hace años una carrera armamentística con su rival y vecino Pakistán con el objetivo inequívoco de prepararse para un nuevo enfrentamiento armado. Así, Rusia e India firmaron un acuerdo para instalar 12 reactores nucleares con tecnología rusa así como contratos para la adquisición por parte de Nueva Delhi de misiles antiaéreos S-400, cuatro fragatas y la creación de una empresa conjunta ruso-hindú para fabricar en la India helicópteros KA-226T, siguiendo la doctrina oficial del Gobierno hindú "Fabricada en la India". Asimismo, India dispondría del misil nuclear de última generación Agni V que puede transportar una ojiva nuclear a una distancia de 5.000 kilómetros mientras Paquistán contaría con el misil balístico Hatf IV, desarrollado con la ayuda de China y capaz de transportar una ojiva nuclear y alcanzar los 900 Kilómetros, con lo que en el supuesto de un nuevo enfrentamiento armado en Cachemira, asistiríamos al primer pulso militar Rusia-China en forma de colisión nuclear restringida al aérea geográfica indio-paquistaní.

El cóctel explosivo de Cachemira

Cachemira ha supuesto un enfrentamiento endémico entre Paquistán e India que la han reclamado como suya desde la independencia de los dos Estados en 1947, (los británicos prefirieron la integración de Cachemira en la India porque les ofrecía más garantías que Pakistán para salvaguardar la frontera norte de posibles ataques soviéticos o chinos), pues la región es un punto estratégico para el control de los ríos y de los pasos fronterizos además de suponer un símbolo para la construcción de las identidades nacionales de cada Estado. Por otra parte, en 1962 estalló un enfrentamiento entre India y China por el desacuerdo chino con la línea fronteriza establecida en 1914 (Línea McMahon), tras el cual China consiguió el control de la meseta de Aksai Chin amén del Glaciar de Siachen, (territorios que la India sigue reclamando como suyos), habiendo aumentado recientemente la tensión dialéctica entre India-China tras la acumulación por dichos países de importantes contingentes militares en las fronteras.

Según Fundació Solidaritat UB, Cachemira se habría convertido "en un cóctel explosivo al aunar ingredientes tan inestables como el contencioso religioso hindú-musulmán, el contencioso territorial y la guinda de los independentistas cachemires apoyados por ex-combatientes yihadistas de Sudán, Paquistán y Afganistán, tradicionalmente oprimidos por un Ejército Indio que tendría desplegados cerca de 300.000 soldados en Cachemira (1 soldado por cada 10 habitantes). EEUU intenta teledirigir al ISIS y al Qaeda para desestabilizar a Cachemira y lograr el enfrentamiento militar India-Paquistán que podría implicar a China y Rusia como parte de la estrategia brzezinskiniana del "caos constructivo" y para lograrlo, Al Qaeda habría designado como líder de su nueva célula en Cachemira a Zakir Musa.

Xinjiang, ¿el próximo objetivo de un DAESH teledirigido por EEUU?

La "doctrina Kissinger" abogaba por la implementación del G-2 (EEUU y China) como árbitros mundiales. Así, en un artículo publicado por el New York Times, titulado "La ocasión para un nuevo orden mundial", Kissinger considera ya a China una gran potencia (fellow superpower), desaconseja el proteccionismo o tratar a China como enemigo (lo que llegaría a convertirla en verdadero enemigo) y pide que se eleven a un nuevo nivel las relaciones entre Estados Unidos y China sobre la base del concepto de destino común,( siguiendo el modelo de la relación trasatlántica tras la segunda guerra mundial), con lo que asistiríamos a la entronización de la Ruta Pacífica (América-Asia) como primer eje comercial mundial en detrimento de la Ruta atlántica (América- Europa).

Sin embargo, el objetivo inequívoco de EE.UU. sería la confrontación con la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), fundada en 2001 por los Cinco de Shanghai (China, Rusia, Kazajistán, Kirgistán, Tajikistán) más Uzbekistán y convertida junto con los países del ALBA e Irán en el núcleo duro de la resistencia a la hegemonía mundial de Estados Unidos y Gran Bretaña, teniendo a Cachemira y Xinjiang como escenarios para sus operaciones desestabilizadoras, dentro de la estrategia brzezinskiniana de lograr la total rusodependencia energética china para en una fase posterior acabar enfrentándolas entre sí y finalmente someterlas e implementar el nuevo orden mundial bajo la égida anglo-judío-estadounidense.

- Germán Gorraiz López-Analista.

http://www.alainet.org/es/articulo/187234

Del mismo autor

¿Hacia un enfrentamiento militar Rusia-China en Cachemira? 01/08/2017

¿Nicaragua y Venezuela en el punto de mira del Pentágono? 27/07/2017

¿Tiene el Estado centralista español los días contados? 25/07/2017

¿Provocará Donald Trump un nuevo crash bursátil? 21/07/2017

Trump y el nuevo Vietnam 20/07/2017

¿Han firmado Putin y Trump la salida de Al Asad de Siria? 18/07/2017

¿Sucumbirá Alemania al chantaje energético de EEUU? 12/07/2017

¿"Terrorismo jurídico" en la sui generis democracia española? 07/07/2017

¿Nuevo fracaso de la Cumbre del G20? 04/07/2017

¿Logrará la Alianza del Pacífico fagocitar el MERCOSUR? 30/06/2017