Los periodistas y medios de comunicación han encendido una señal de alarma ante la bellaquería de algunos sabihondos que se hacen llamar "estrategas de comunicación" que difunden supuestos decretos con alegadas designaciones de funcionarios que en realidad no existen. Lo hicieron hace varias semanas "relevando" antes de tiempo a Temístocles Montás del ministerio de Industria, Comercio y Mipymes, y hace apenas horas repitieron el intento dizque filtrando un supuesto decreto sustituyendo al director, al subdirector y al inspector general de la Policía Nacional, así como al director de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET). Pero poca gente le dio credibilidad. Me parece que la intención es "calentar" a alguien para que no se produzcan en la realidad los nombramientos, pero ya los medios y periodistas están alertas. ¡¿Qué cosa? ¿Eeeh..?!

En remojo

Tras la decisión de una ejemplar sentencia condenatoria por el delito de difamación, "comunicadores(as)" que han hecho del insulto y el lenguaje soez su sello distintivo están con las barbas en remojo. A veces hacen un esfuerzo notorio por moderar sus expresiones y hasta se constriñen de "revelar cosas", como alegan, pero su muy escaso vocabulario y exigua formación personal y profesional termina traicíonándoles. Lo cierto es que algunos de esos "comunicadores(as)" no merecen que las estaciones de radio y/o televisión en que difunden sus espacios les den el privilegio de poder dirigirse al público, aunque quién sabe por cuales razones (que no necesariamente son económicas) lo hacen. Muchos de ellos(as) confunden libertad de expresión con libertinaje, y se les va el gatillo (más bien la lengua) con frecuencia, a veces adrede, porque en esos casos, "la revelación" o "denuncia" va de la mano con el propósito de extorsión, en ocasiones hasta confeso. Vale decir como Pujols Sanabia en los tiempos del Triunvirato: ¿Hacia donde nos llevarán ...estos caminos?.

pipigua@gmail.com