La vicepresidente Margarita Cedeño de Fernández se robó el show el domingo en la noche al comparecer a uno de esos programas light de la televisión dominical y mostrar varias facetas de su personalidad, de esas que agradan a la gente, además de acusar un conocimiento cabal del trabajo que desarrolla el equipo que encabeza desde la segunda oposición de mando en el Ejecutivo. Margarita se mostró humana, humilde, inteligente, sencilla y ¡vaya usted a ver! prudente y cautelosa. Practicó ejercicios en una sesión de zumba, condujo su vehículo junto a la productora del espacio por varias calles de la ciudad, acudió a un salón de belleza, cantó en un karaoke, ganó una competencia tirando el balón al canasto, bailó salsa y respondió preguntas suaves e incómodas sin perder la compostura, además de exponer con lujos de detalles las ejecutorias de la Vicepresidencia y esbozar planes y propósitos aún en carpeta. Salió magistralmente debajo de las ruedas de una patana ante una pregunta en perspectiva sobre su agenda hacia el 2020, se refirió con respeto y no dejó de citar al presidente Danilo Medina como eje de las acciones del gobierno, incluyendo obviamente las de la Vicepresidencia, y se vio muy Margarita al hablar sobre su esposo, el presidente Leonel Fernández, y el desenvolvimiento rutinario de ambos. A todo esto, hay que agregar que exhibió una figura agradable y un temperamento suave. Margarita fue todo un show...

Mansos y cimarrones

El Foro Permanente de Partidos Políticos logró lo que otros no habían logrado: Reunir a mansos y cimarrones para debatir en un ambiente de respeto y pluralista los temas que son comunes de las organizaciones allí agrupadas. La asamblea constitutiva del Foro fue un ejemplo de que cuando se quiere se puede. Y de que puede haber unidad en la diversidad. A nadie se le quitó nada por reunirse con los demás, aún con aquellos que se sabe son sus adversarios. Una vez más se comprueba que hablando, la gente se entiende...

pipigua@gmail.com