Por Narciso Isa Conde

Participación Ciudadana generalmente respalda y se hace eco de todos los informes que sobre grados de corrupción, seguridad ciudadana y derechos humanos emite el Departamento de Estado de EEUU; sobre todo los relacionados con la República Dominicana y otros países del Continente.

Recientemente ha vuelto a trillar ese camino, evidenciando sus cuestionables lealtades.

Esa poderosa nación norteña, obviando todas sus fechorías internacionales y locales en todos esos campos de la actividad estatal, se ha abrogado el derecho a calificar y condenar a otros Estados y gobiernos en función de sus intereses de gran potencia.

EEUU se ha erigido en una especie de SUPER-FISCAL Y SUPER-JUEZ a escala internacional, algo para muchos/as dominicanos/as -entre ellos/as me cuento- realmente inaceptable.

? PC y EEUU.

Participación Ciudadana procede de esa manera por sus vínculos ideológicos y financieros con la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unido, conocida como USAID por sus siglas en inglés; mecanismo estrechamente vinculado al Departamento de Estado de ese país y a su Agencia Central de Inteligencia-CÍA.

Esa realidad ata a esa ONG local, hermanada a otras entidades "luchadoras por la transparencia" del mismo tipo y familia a nivel continental y mundial.

La condiciona a no salirse de determinados parámetros y propósitos de esa SUPER-POTENCIA, aunque en su seno militen no pocas personas ajenas a la inteligencia estadounidense, atraídas por temas que merecen ser combatidos.

Me refiero a personas honestas, bien intencionadas, en ciertas medidas ingenuas o con escasa información o conciencia política sobre el tema, o sencillamente pragmáticas, que comparten causas simpáticas a la población junto a otras figuras hegemónicas, más duchas y entrenadas, que si actúan a pleno conocimiento del uso que EEUU le da a esos mecanismos y a esas campañas.

? Características de los informes.

No se trata de que esos informes estadounidenses sean totalmente mentirosos o ausentes de verdades. No.

Los hay parcialmente veraces y hasta muy veraces, como también llenos de falsedades, de verdades a medias o con mezclas abigarradas de verdades, medias verdades, omisiones y mentiras.

Yo diría que el caso dominicano no pocos de esos informes se quedan cortos, aunque contengan no pocas certezas y denuncias válidas. Ocultan muchas cosas, protegen a no pocos de sus aliados, empresas y socios. Mientras que el caso de países no controlados por EEUU abundan las falsedades y exageraciones.

Pero lo más importante es que esa superpotencia carece de autoridad moral y política para dar cátedras sobre esos temas o para intervenir favorablemente a los intereses de los pueblos y naciones empeñada en superar males acumulados.

Propiciar su injerencia, ponerse de su lado, hacerle el juego a sus engaños, exaltar y dulcificar su rol, le hace por tanto un daño enorme a la soberanía nacional y popular y a la nueva independencia continental.

? Un lumpen imperialismo.

Ningún Estado es más imperialista, saqueador, usurero, explotador, ecocida, genocida, criminal terrorista, inmoral, deshonesto, violador de derechos...que EEUU.

Siempre tiene sus corruptos preferidos, sus corporaciones intocables, sus paramilitares asesinos, ejércitos mercenarios, torturadores protegidos, políticos y curas sinvergüenzas.

Ninguno desprecia tanto la vida de los demás y la casa común de la humanidad: la madre tierra.

Siempre que asume estos temas simpáticos lo hace cargado de hipocresía para remendar su sistema en crisis, para limitar y pervertir el alcance de los cambios anhelados o imponer sus fórmulas de relevo.

El verde de las agencias gringas se lo comieron los burros.

? Propósito de la injerencia.

Están interviniendo a través de PC y otras ONGs y entidades locales vinculadas a la USAID para impedir el fin de la impunidad que es inseparable del fin del sistema de corrupción e impunidad administrado para provecho de muchos de sus aliados en el campo político, empresarial, militar, policial... y por sus propias corporaciones y las de sus socios como Barrick, Falcondo, Gold Quest, General Electric, Uni Gold...

Duros contra ODEBRECH, que es su competidora brasileña recién ingresada al complejo militar industrial de esa potencia emergente. Igual contra EMBRAER por las mismas razones, pero nada de que se toque a sus bancos y corporaciones mafiosas.

Duros contra Díaz Rúa, pero no contra Danilo y sus alcancías. Ni siquiera contra un Leonel totalmente desacreditado. Tampoco contra Miguel Vargas. Menos aun contra las estafas de los Vicini, los Bonetti, los Fanjul, los Cisneros, los magnates de Valle Nuevo, la Barrick y demás expresiones del lumpen capitalismo.

Y ese es también el tono y la tesitura de Participación Ciudadana y comparsa: evadir los temas cruciales y referirlo a una generalidad institucionalista, sin prescindir de la vigencia de una institucionalidad totalmente podrida. Ofrecer convertir algunos de sus componentes "en parte civil" para lidiar en un sistema judicial al servicio de la corrupción, donde todas las buenas iniciativas se traban.

Nada de ruptura, solo pactos para mejorar lo inmejorable. Nada de Constituyente Popular y Soberana. Nada de refundación del Estado y sus instituciones decadentes.

Están interviniendo a la par para calmar la indignación popular propiciando enjuiciar solo parcialmente a personeros como Díaz Rúa, que no es de los corruptos de Danilo; interviniendo para lavarle el rostro al sistema de justicia y reformarlo limitadamente, y manipulando para que la situación no se salga de su control.

Cuánta razón tuvo el Che cuando exclamaba: " !Al imperialismo ni un tantito así"! Pero no faltan quienes califican de "desfasados" a los que se atreven a recordar sus enseñanzas.

7-03-2017, Santo Domingo-RD.