PRSC en Finjus

Sostuvimos que el proselitismo que desarrolla el candidato del PRSC, los cacerolazos, constituye el menos clientelista de los vigentes, ciñéndonos a la definición de cliente dada por la real academia de la lengua.

Por Guillermo Caram

El candidato del PRSC, Amable Aristy Castro, se reunió el martes 22 con la Finjus para intercambiar ideas sobre el contenido de la Agenda de Gobierno de los Pobres propuesta a consideración de la ciudadanía dentro de la presente contienda electoral.

Los temas propuestos por Finjus se refirieron a la transparencia, seguridad jurídica, corrupción, partidismo y migración.

El PRSC introdujo el clientelismo y el régimen penitenciario.

Sostuvimos que para mejorar la transparencia bastaría aplicar la ley 340 – 06 sobre compras gubernamentales promovida en el contexto del DR- Cafta, pero que el gobierno no la cumple en las grandes compras como las del Metro y la energía adquirida de generadores, entre otras.

Que la seguridad jurídica tan reclamada por el cuerpo diplomático acreditado en el país resulta imprescindible para el clima de inversiones necesario y generar fuentes de trabajo; comprometiéndonos con una nueva etapa de reformas judiciales que involucre la autonomía del Ministerio Público.

Que para combatir la corrupción bastaría cumplir y hacer cumplir estrictamente las leyes vigentes; e involucrar, en una acción concertada, a los tres poderes del Estado y la sociedad civil.

Que el gobierno del presidente Fernández debe dar el primer paso para el fortalecimiento del sistema de partidos sostenedores de nuestra democracia, deteniendo las agresiones que sufren dirigentes opositores, particularmente del PRSC, permanentemente tentados con recursos del Estado.

Que para encarar los problemas migratorios debe cumplirse la ley relativa a su registro y normalizar las relaciones comerciales con Haití. Propusimos reducir el clientelismo a la mínima expresión posible y ampliar el programa de cárceles modelos para regeneración y reinserción social de quienes han delinquido.

Sostuvimos que el proselitismo que desarrolla el candidato del PRSC, los cacerolazos, constituye el menos clientelista de los vigentes ciñéndonos a la definición de cliente dada por la Real Academia - “persona que está bajo la protección de otra” – ya que durante los cacerolazos no se establece ningún género de protección o lazo entre el candidato y los concurrentes.

Estos son abiertos, espontáneos y sin registro alguno; a diferencia de los padroncillos implementados por el gobierno con la intención de controlar el sufragio de los beneficiados de las tarjetas solidaridad.

Guillermo Caram es político
guillermocaram_candidato@hotmail.com