Por: Ing. José Adolfo Herrera Acevedo

Para una convivencia y un entorno que sean realmente facilitadores del progreso y de una sociedad sustentable, dentro de sus principales lineamientos estratégicos, el Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD) propone como tarea prioritaria a cargo de todos los estamentos estatales y privados, asumir tareas educativas masivas e intensas, que contribuyan a aumentar eficazmente los niveles de conciencia en la población y sus autoridades, para lograr a toda plenitud que sean guardianes y promotores, del cumplimiento de las leyes y reglamentaciones, creadas para garantizar la sanidad, la paz y la equidad social junto a la seguridad ciudadana.

Dada la problemática y los serios desequilibrios que la misma causa, las estrategias del CRD, visualizan como sus adecuados correctivos, sus fórmulas e iniciativas colectivas del correcto encauzamiento del desarrollo, para que por intermedio de ellas, vencer las debilidades que obstaculizan erradicar los inadecuados comportamientos que actualmente sumergen a los dominicanos y dominicanas, en un perjudicial estado de irrespeto por las leyes que rigen nuestro diario vivir.

Por ello, que asume que a todos sin excepción, nos corresponde imponer un estado de derecho, donde las reglamentaciones legales sean las normas que rijan la forma estricta que cada uno debemos proceder, desde el presidente de la república hasta el más humilde de los dominicanos.

Entiende en el referido rumbo, como sumamente saludable, someternos a un serio proceso de mayor grado de responsabilidad social, para permitirnos penetrar en la reflexión y el cuestionamiento positivo, para así conocer a toda plenitud por medios de una sólida inteligencia la razón de ser y el porqué en forma inconsciente, irrespetamos, por ejemplo:

1) Las leyes de tránsito, es como sí no supiéramos leer, dónde dice "No Pasajeros", ahí es que se montan y desmontan; "No doble izquierda": Ahí deseamos doblar a la izquierda; aceleramos en amarillo, nos pasamos en rojo, hablamos por el celular, no respetamos los límites de velocidad, deseamos subirnos a los elevados en el último momento, creando tapones, en fin que la mayor parte contribuimos al caos que hoy existe en nuestras ciudades.

2) En las leyes de la Seguridad Social: En una actitud de poca sensibilidad humana, se evade el pago de la seguridad social, con reportes de salarios más bajos.

3) Las leyes de ornato público: Pese a que nos gusta tener nuestros vehículos y viviendas limpias. lanzamos la basura a la calle, sin pensar sus graves consecuencias y los daños que causamos.

4) La contaminación visual con el irrespeto a las leyes, con promoción de candidatos a puestos públicos fuera de tiempo, así como, de nuestras actividades personales o comerciales sin las debidas previsiones.

5) Incumplimiento por parte de los Ayuntamientos y de las diversas entidades publicas de sus propias normativas y resoluciones

Resalta en dicho sentido, que resultan innumerables estas situaciones, ya que hemos caído en el vicio de que irrespetamos todo y a todos los niveles.

Conforme a la visión del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), para asumir un rumbo correcto que nos permita salir airosos frente a estos angustiantes problemas, corresponde a las autoridades gubernamentales y a las diversas instituciones que integran la sociedad dominicana, no sólo acoger sus planes estratégicos para educar y concientizar correctamente a la población, sino también, avocarse a imponer sobre todas las cosas, iniciativas que den paso a una dictadura de la ley, como una forma adecuada de nuestra nación, poder propulsar un proceso que ciertamente le permita vencer el subdesarrollo y el atraso en que nos encontramos inmersos.

El autor es:

José Adolfo Herrera Acevedo,

Coordinador de Provincias del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), Empresario, Ingeniero Catedrático Universitario. Correo: crdnordeste@yahoo.es.Tel. 809-244-5496- San Francisco de Macorís. RD.