Willians De Jesús Salvador

El animal se desangra y sus hijos lo ven morir, un grito de dolor irracional e impotencia quiebra el silencio, el matarife cobra el salario de la muerte, mientras los verdugos del PLD esperan en la mesa el festín del que en otrora fuese el buey que más jalaba labrando los surcos de la democracia dominicana. Decidle al mundo que crueles hombres han asesinado al partido del Dr. Peña Gómez.

Hoy me corresponde la triste y dolorosa tarea de escribir sobre estas horas trágicas que vive la democracia dominicana y la rendición indecorosa del PRD.

El PRD es un partido de larga data dentro del concierto de partidos políticos en República Dominicana, el próximo 5 de julio cumplirá 53 años de su arribo a la arena política dominicana, desde ese justo momento grandes y hermosas páginas de lucha por la democracia y el bienestar del pueblo dominicano escribieron sus líderes políticos.

Hay que admitir que muerto el Dr. José Francisco Peña Gómez, la incapacidad de sus dirigentes y liderazgo espurio, no tuvieron la capacidad para realizar la transición, la triangulación y entender que lo inteligente era un liderazgo colegiado, pero la lucha feroz de los sectores en pugna hizo imposible que la racionalidad y el amor al partido imperara por encima de las diatribas grupales.

Siempre escribí artículos en términos conciliatorios, todo fue imposible porque el ego personal y los interés particulares estaban por encima de la institución, además que desde el mismo instante que Miguel Vargas rubricó el "acuerdo de las corbatas azules" con Leonel Fernández y hubo un reparto entre particulares de las altas cortes, ya el partido era controlado por el enemigo, ahí empezó el principio del final, que hoy impávido contemplamos como una tragicomedia.

Miguel Vargas y un puñado de políticos de su entorno producen la mas indecorosa rendición del PRD, me permito compartir con ustedes la experiencia histórica de grandes partidos dominicanos que se eclipsaron o disolvieron después de jugar un papel de primer orden político en la nación .

En el Siglo X1X, el partido rojo o baecista, entro en franca decadencia en la década del 1860, razones su líder estaba viejo, en el exilio, y los líderes principales del partido habían envejecido, sin que el mismo fuese renovado, por lo que fue reduciendo sus causes internos, dando paso al partido azul del General Gregorio Luperón, y este se convirtió en partido único, siendo el Presidente Ulises Heureaux, quien en su gobierno nombró algunos de sus principales dirigentes, y de este modo llegó al ocaso para siempre el partido baecista, convirtiéndose el partido azul en partido único.

El 26 de julio del año 1899, se produce el tiranicidio, el asesinato de Lilis (apodo con que se le llamaba al Presidente Ulises Heureaux), y con él se inicia la liquidación del partido azul, que de ser una plataforma democrática bajo el liderazgo de Luperón se convirtió en el instrumento político electoral del dictador. Los partidos en los países atrasados y sin organización jurídica estos son moldeados a la forma que decida su líder de turno.

Tras las elecciones del año 1930 que condujeron al poder al Presidente General Rafael Leónidas Trujillo Molina, este también aplastó todos los vestigios de partidos políticos opositores, el Partido Nacional de Horacio Vásquez, el Partido Progresista de Federico Velásquez y fundó el 2 de agosto del 1931 el Partido Dominicano, que le sirvió como instrumento partidista para legitimar por medio de elecciones cada 4 años, los gobiernos surgidos con él a la cabeza, o un títere designado como presidente de la República.

El Partido Reformista, conocido como el partido colorado, dominio el escenario electoral dominicano desde el año 1966 cuando ganó sus primeras elecciones, hasta el año 1994 cuando ganó sus últimas elecciones, las cuales fueron cuestionadas y obligaron a acortar el periodo dos años al Dr. Joaquín Balaguer, quien fue su fundador, presidente y líder, hoy esta convertido en una mínima expresión electoral, que es aliado del Partido de la Liberación Dominicana, y le llaman "Partido Bisagra", y en verdad que desde el año 1996 perdió su identidad y sus portentosas fuerzas electorales, se comporta como un feto papiráceo, por lo que en termino practico termino su existencia como partido mayoritario de la República Dominicana.

Estas circunstancias y la disolución de los partidos, han sido tratadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. A partir de la jurisprudencia dictada por éste en los últimos 15 años y de la doctrina ?eminentemente centrada en la disolución de partidos? se busca trazar un régimen jurídico de los partidos en el ámbito del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Porque no es posible que un sátrapa apoyado por el poder del estado, un partido que es propiedad del pueblo dominicano sea liquidado por cargos y dádivas que deben indigestarlos. Verbigracia la anatema que bajo la égida mas infeliz y desdichada de su historia vive el PRD.

El PLD y su líder coyuntural Danilo Medina desean a cualquier precio la hegemonía del estado y hacer del PLD un partido único, como fue el Partido Azul del dictador Ulises Heureaux y el Partido Dominicano del sátrapa de San Cristóbal, Rafael Leonidas Trujillo, estas son razones suficientes para que el pueblo dominicano, sus hombres, mujeres, obreros, campesinos, profesionales y la sociedad civil en pleno debe cerrar fila en torno al Partido Revolucionario Moderno, la Convergencia por un Mejor País y su Candidato Presidencial Luis Abinader.

El autor es Médico y Ex embajador dominicano de Alemania, Presidente Fundador del PRD en Madrid, España, Miembro de la Comisión Política del PRM.