Fitzgerald Tejada Martínez

La designación de José Tomás Pérez, como nuevo embajador plenipotenciario ante los Estados Unidos de Norteamérica, constituye un grato reconocimiento del gobierno del presidente Danilo Medina, a la trayectoria política de uno de los peledeistas que mejor han interpretado el pensamiento inmaculado y las enseñanzas del líder histórico de esa organización, el profesor Juan Bosch.

Desde su inicio en el PLD, en el año 1978, pasando por el tiempo que le correspondió ocupar el cargo de secretario general de esa organización (1999-2001), y posteriormente, cuando salió electo senador de la república (2002-2006), posición que le permitió ser el único legislador de su partido ante la cámara alta y primer peledeista en ocupar la importante curul correspondiente al Distrito Nacional, llegando finalmente, a su desempeño como servidor público, podemos decir que José Tomás Pérez, ha desarrollado una carrera política exitosa, apegado siempre a lo correcto, que le ha servido para consolidar su figura como uno de los políticos de mayor prestigio ético y moral del país.

En sus funciones como secretario general, condujo al PLD, durante uno de los peores momentos en la historia de la organización, cuando en el año 2000, luego de la derrota electoral a manos de Hipólito Mejía y el PRD, los peledeistas eran acosados por las autoridades gubernamentales que recién iniciaban, lo que enfrentó a José Tomás Pérez, con su primera prueba de fuego, cuando tuvo que iniciar gestiones ?incluso en los tribunales? para defender los derechos y las reivindicaciones de muchos de los miembros de esa organización, las cuales se pretendían desconocer por el entonces gobierno perredeista.

Luego, como senador de la república, supo colocarse a la altura de su investidura legislativa, y desde el congreso, impulsó trascendentales reformas, entre las que se destaca: La Ley General de Libre Acceso a la Información (200-04), que ha sido la de mayor impacto en lo que corresponde al proceso de transformación y transparencia del Estado. Asimismo, fue el promotor de otras importantes leyes tales como: La Ley General del Buró de Crédito (288-05), que puso orden al abuso que se cometía contra los ciudadanos desde las empresas de buró de crédito. La Ley General de Salud Mental (12-06), que cambió el drama de discriminación y la carga que representaban los problemas mentales en términos de discapacidad y costos para el individuo, la familia y la sociedad en sentido general.

También, como servidor público, el alto dirigente peledeista, ha cosechado logros importantes en su desempeño como funcionario al servicio del Estado, colocando su hoja de servicios dentro del reducido círculo de funcionarios ?de todos los gobiernos? cuyo desempeño administrativo no ha sido objeto de señalamientos por actos indebidos de corrupción.

Por lo tanto, como había de esperarse, su designación como funcionario del servicio exterior, produjo la mayor muestra de regocijo social que político alguno podía esperar. Su nombramiento, es una distinción a un boschista henchido de grandes valores, que ha sabido mantener cada uno de los fundamentos inculcados por el maestro de la política, profesor Juan Bosch.

Sus nuevas funciones, serán un peldaño más en el trayecto hacia la consolidación de uno de los liderazgos políticos con mayores luces dentro y fuera del PLD.

Su designación es una oportunidad para traspasar las fronteras de la política vernácula y trascender hasta el mismo centro de la política universal, situando a su protagonista en lo más alto de la valoración colectiva, que entiende, habrá de ser correspondida de la manera que esperamos todos los dominicanos.

¡En hora buena compañero!

El autor es dirigente del PLD.