Ciclones Políticos

Por Fernando Puesán

El Sur de Miami, Florida, acostumbrada que en esta época sea azotada por ciclones y que el año pasado el fenómeno El Niño limitó el desarrollo de estos; pero lo que las autoridades de Meteorología de la Florida no han podido detectar son los ciclones políticos formados en la República Dominicana, que estremecieron a los dirigentes de los partidos tradicionales del país en el exterior recientemente.

Durante varios dias en las prensas escritas y radiales dominicana de Miami, se anunció la llegada de un ciclón llamado “el enviado de Morales Troncoso”, el cual al tocar tierra se convirtió en una vaguada o en un mal tiempo, porque no trajo los resultados deseados y solamente lluvias de promesa$.

Cuando al mundo político dominicano del exterior estaba retornando la calma, los medios de prensas comenzaron a anunciar un ciclón de mayor magnitud, por su capacidad para convencer y por ser una especie de turbina energética capaz de atraer a la tribu colorá, por su origen y militancia durante un largo período en esta parcela.  Este ciclón fue bautizado con el nombre de “Rodriguez Pimentel”. 

Los daños causados por este ciclón  fueron cuantiosos, pero dificil de medir en terminos monetarios, porque los cimientos de la tribu colorá se mantuvieron intactas, pero chamuscadas.

Si en el exterior pensamos que todo terminó, las emisoras de Miami y un periódico singular por su forma de informar, nos dijeron ¡no!, el ciclón que vendrá, será similar o de mayor peligrosidad que el ciclon  San Zenon,  que  el 3 de septiembre del 1930, en la ciudad de Santo Domingo arrasó con “to’”.

La capacidad  destructiva de este ciclón será increíble, se podrá llevar varias estructuras partidistas y a sus  dirigentes, y este ciclón ni por enterado se dará, porque sus viento$ alcanzan intensidad que solo un Jefe de Estado podrá ofrecer y a cualquier ser humano convencer; despues del análisis de los meteorólogos, llegarían a la conclusión de que el nombre del ciclón,  debería ser :  Un León en reelección.

Por suerte para la comunidad política dominicana del Sur de la Florida, el ciclón un León en reelección llegó y con el anticiclón Proyecto Dr. Joaquín Balaguer se enfrentó, y los miembros del proyecto lograron convencer a los dirigentes de las tribus blanca y colorá, de que se aferraran a la dignidad y que si le$ dieran un gran ventarrón, que los ayudara a cambiar de posición, de cualquier manera, les dijeran “les cogemos el ventarrón y no votaremos por la  reelección”.

El Proyecto Dr. Joaquín Balaguer, cuyo lema es “por el País Soñado”, preocupado por el deseo del partido gobernante de turno en la República Dominicana, de desaparecer a los demás partidos mediante las compras de sus dirigentes, considera que en lo resta del año,  los partidos deberían dedicarse a educar a sus dirigentes y miembros sobre la importancia de sus logos, símbolos y corrientes políticas.  Tambien las plataformas de gobierno que aplicarían en caso de llegar al poder, que dirigentes y miembros tengan dominios de estas y puedan explicarles a sus familiares, amigos y pueblo en general de las bondades de sus programas de gobierno:  “quizás la  identificación, con sus logos, símbolos y corrientes políticas, recuperen la fe de sus militantes y  eviten que el “ciclón un león en reelección”, por más fuertes que sean sus vientos, acaben los dirigentes de oposición, apoyando a la reelección”.

Fernando Puesán, es miembro del Directorio Nacional del PRSC y del Proyecto Dr. Joaquín Balaguer.