Por: Ing. Odonel Gómez Rojas*

A juicio del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), a los dominicanas y los dominicanos de cara al presente y el futuro, nos corresponde asumir la importancia que tiene en nuestra realidad política y social, las correspondencias originadas en 1930 entre el demócrata norteamericano Summer Wells y el patriota dominicano Angel Morales, las cuales recogen las preocupaciones de los mismos ante el ascenso de la tiranía de Trujillo, y su perjudicial incidencia en el desarrollo del país y el establecimiento de un bien saneado liderazgo político y social.

Angel Morales, quien era uno de los hombres de confianza del presidente Horacio Vásquez, y el demócrata norteamericano Summer Wells, trataron infructuosamente de impedir el establecimiento y consolidación de la dictadura de Trujillo, a tal efecto, denunciaron la represión y los crímenes del jefe del ejército, pero bajo la creencia errónea que Trujillo era un guardia común, dotado solamente de la capacidad limitada de reprimir.

Erróneamente, Morales y Wells sostuvieron en sus cartas, que Trujillo duraría tres meses en el poder, desconociendo que el mismo iba tener la habilidad de lograr para sus objetivos aglutinar el poder militar, económico y el intelectual, para diseñar y crear su gobierno.

Ejemplo, es que no fue extraño que no sólo concentrara a su alrededor a grandes intelectuales y aprovechara sus capacidades estratégicas, como resultó el caso de Joaquín Balaguer, sino también, que fue el primer presidente dominicano en usar masivamente el dinero en las elecciones para la compra de voluntades.

Práctica la cual, se ha reflejado como una herencia de la dictadura trujillista hacia nuestros tiempos, siendo seguida por el presidente Balaguer en los gobiernos de los doce años, haciéndola de una forma tan astuta y discreta, que sus opositores, confiados en ganar en base a una superioridad ideológica y un liderazgo mesiánico, no la percibían, hasta que en 1978 Peña Gómez lo descubrió y pudo derrotar a Balaguer con su propia arma.

Aún hoy en día, pese haber transcurrido más de medio siglo de la caída del régimen trujillista, en forma perjudicial al fortalecimiento de nuestra democracia y a la solidificación del Estado y la sociedad dominicana, nuestra clase política, sigue utilizando el método de Trujillo para ganar las elecciones, en base al uso sin control del dinero, como factor de compra de voluntades y franco abuso a los altos niveles de pobreza en que se encuentra sumergidas la mayoría de los habitantes del país.

Dada tan penosa realidad y los infecundos resultados que nos ha arrojado esa perjudicial forma de proceder, en el Consejo Regional de Desarrollo (CRD), entendemos, que a todos sin excepción, nos corresponde el deber cuidar y proteger la democracia, especialmente del poder superior del dinero, a fin de erradicar los vicios que hemos heredado de la dictadura, así como la mezquindad y la pobreza social que generan los sentimientos egoístas y antipatrióticos.

Para dichos propósitos, el CRD en sus estrategias, propone que las escuelas y universidades dominicanas, al mismo tiempo de corresponderles develar en detalles el lado oscuro de la dictadura de Trujillo, deben concientizar en torno a los graves males causados por los vicios que hemos venido adoptando de la misma, con la irracional manipulación al pueblo dominicano en las campañas electorales, para sí lograr el control y el uso racional de los recursos empleados en éstas, y también, para romper con el justo temor, que poseen una gran proporción de nuestras ciudadanas y ciudadanos de involucrarse en las actividades de nuestros partidos y en las aspiraciones políticas, pese a ser detentadoras de una sólida visión, capacidad gerencial, honestidad y vocación de bien.

Odonel Gómez Rojas, *

Director Comisión Ciencia y Tecnología del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), Ingeniero Físico, Geofísico e Industrial, Empresario y Catedrático Universitario.-Tel. 809-244.-5496 y Correo; crdnordeste@yahoo.es

.