Mi comentario de la víspera sobre la renuncia que le envió un alto funcionario del equipo económico al presidente Danilo Medina con efectividad para una fecha próxima, muy próxima, alebrecó a unos cuantos que aspiran a puestos en esa área de la Administración, y despertó la curiosidad de muchos de mis lectores, algunos de los cuales me enviaron mensajes por email y mediante llamadas telefónicas procurando más detalles. Y como es algo que me reveló una fuente muy, pero muy próxima al dimitente, solo quiero confirmar que "se guayaron" los que pensaron que el renunciante pudo ser el más prudente y discreto de los ministros del gabinete económico, Simón Lizardo, de quien no se ha de esperar una decisión de esa naturaleza, ni hay razones para ello. Antes al contrario, de acuerdo a mis informes, si hay un ministro con cuyo trabajo el presidente está conforme y se siente a gusto es con el ministro de Hacienda. Mientras, me ratificaron que sigue la búsqueda con la linterna de Diógenes del sustituto del funcionario que se va, aunque ?repito- son muchos los aspirantes al relevo. ¡Je, je, je..!

Un buen chiste

He recibido en mi correo electrónico un relato que interpreto como un chiste, pero de los buenos, y que como tal me permito reproducir. Lean ahí: "Se encuentran dos viejos amigos, y uno pregunta: -¿Qué tuvieron en común Max Henriquez Ureña, Julio Ortega Frier, Manuel Arturo Peña Batlle, Victor Garrido Puello, Enrique de Marchena y Joaquin Balaguer?. El otro responde: ?Fueron grandes intelectuales, inmortales dominicanos. Y su interlocutor agrega: -No solamente eso. Más importante aún es que fueron secretarios, o ministros, de Educación, colegas de Melanio Paredes. Ante lo que el otro, como para no quedarse atrás, le lanza esta: ¿Y recuerdas que tuvieron en común Bebecito Martinez y Tato Bisono?. ?No, contesta el primero, para recibir la aclaración: ?Fueron directores de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, colegas de Félix Bautista". Eso merece otro ¡je, je, je..!

creaimagen.sa@gmail.com