Por: Ing. José Adolfo Herrera Acevedo*

Las recomendaciones que hace a nuestro gobierno el Fondo Monetario Internacional en su más reciente informe, se podría catalogar como un documento altamente subversivo que atenta en contra del desarrollo que urge lograr nuestra nación, para vencer los altos niveles de atraso social y económico que estancan el bienestar integral y permanente de su población.

Resulta inconcebible que el FMI en pleno siglo XXI siga dando "recetas" tan desfasadas como hace casi cuatro décadas, al solicitar la ejecución de un conjunto de medidas, las cuales a juicio del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), serían altamente perjudiciales para la economía del país, además de que atentarían directamente contra la paz social que merecemos.

Algunas de estas injustas medidas que nos receta el organismo internacional, corresponden a las siguientes: 1) Un nuevo Reforma Fiscal con aumento de los impuestos; 2) Aumento "Semanal" para la Energía Eléctrica (como el de los combustibles); 3) Aumentar la base del ITBIS; y.- 4) Quitar todas las exenciones y subsidios a todo el aparato industrial del país.

Si se acogiera implementarlas, las mismas serían evidentemente inflacionarias, presionarían la tasa del dólar y habría una gran contracción económica y social, además de que serian engendradoras de protestas y desórdenes con repercusiones imprevisibles.

Corresponde darles un No absoluto a las pretensiones del FMI, en razón de que los dominicanos y dominicanas además de que estamos muy saturados de pagar los impuestos y de ejecutar las medidas requeridas por dicho organismo, la implementación de éstas al igual que en situaciones anteriores, en nada nos servirá para dar reales soluciones a los problemas socioeconómicos y demás males que nos agobian.

A tal propósito, nos corresponde actuar con inteligencia, haciendo más eficiente la administración del gobierno central y los gobiernos municipales, y junto con ello encarar con mayor éxito la corrupción administrativa, para así lograr un mejor encauzamiento y uso de los cuantiosos recursos que recibe y genera nuestro Estado.

Los estamentos del Estado deben proponerse optimizar sus ingresos, dejando de incurrir en el gasto innecesario que les conduce al derroche, y a la vez, romper con la tradición de tener una serie de instituciones dentro de los cuales realizan las mismas funciones; duplicando y hasta triplicando la empleomanía que podría resolverse con la tercera o cuarta parte de la misma.

Se debe demostrar al FMI dentro de este proceso reorganizativo, que la tarea inmediata no es subir la energía eléctrica, sino lograr que las EDES sean eficientes y no sigan siendo empresas creadoras de empleos innecesarios.

Con relación a los incentivos, debemos dejar claramente establecido, que si deseamos incentivar el turismo, cómo lo haremos. Sí deseamos que aumenten las exportaciones, cómo lo haremos. Sí deseamos la creación de más empleos formales, cómo lo haremos; si eliminamos pura y simplemente los incentivos al turismo, a las industrias y a nuestros exportadores, nunca lo lograremos.

El Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), en sus estrategias ha propuesto que tenemos que crecer sobre bases sólidas desarrollando nuestras estructuras y fuerzas productivas, logrando así un Estado que sea realmente un instrumento de la promoción humana, lo cual será factible, tomando un rumbo diferente al que nos ha querido conducir el Fondo Monetario Internacional.

José Adolfo Herrera Acevedo*,

Coordinador de Provincias del Consejo Regional de Desarrollo (CRD).

Ingeniero, Empresario y Catedrático Universitario. Tel. 809.244-5406.-

Correo. Crdnordeste@yahoo.es.

.