Por: Dr. Jaime Antonio Marizán Santana*

Podrían considerarse tres etapas bien definidas con el tema del manejo de los desechos sólidos, y de las cuales encontramos representantes en diversos países, estados y provincias de determinadas naciones.

En una primera etapa, muy primitiva, se encuentran aquellos países, estados o provincias que se encuentran enfocados en la recolección de desechos sólidos, realizando grandes inversiones en equipos de recolección, personas, manejo de vertederos y otros elementos que les permitan ser eficientes en la recogida de la basura. En esta etapa abundan enfermedades propias de la insalubridad como el dengue, cólera y hasta grandes epidemias. Las personas no tienen consciencia de la importancia de la higiene para la salud física y medioambiental.

Esta etapa se constituye en el cuento de nunca acabar, ya que en un pueblo sin educación, nadie ha podido ganarle la batalla a la basura de esta forma. Los camiones recogen hoy y ya mañana se encuentran montones de desechos por doquier. Además, con este sistema las ciudades siempre dan una imagen de estar sucias y antihigiénicas, siendo esta situación propicia para la aparición de plagas y enfermedades.

En una segunda etapa, en cuanto al manejo de desechos sólidos, se encuentran aquellos países, provincias o estados que han decidido cambiar su enfoque hacia la educación de sus ciudadanos, realizando grandes campañas y esfuerzos de forma que la gente aprenda a manejar sus desechos sólidos con inteligencia.

En esta etapa se les enseña a los ciudadanos a clasificar los desechos, a sacar la basura en determinados días, a no tirar desperdicios en las calles, sino en lugares destinados para ello, y también se inicia una educación para aprender a reciclar. Esta educación va combinada con acciones represivas como multas a los que transgredan las reglas.

Las ciudades que se encuentran en esta segunda etapa lucen limpias, la gente es organizada en el manejo de los desechos, hay una consciencia de la importancia que tiene el reciclaje y el daño a la salud que produce la contaminación ambiental.

Para una comunidad pasar de la primera a la segunda etapa puede tomarse un período de más de diez años, y quizás esta sea la razón por las que nos ha costado tanto abandonar el primitivismo de la primera etapa. Los políticos aman el inmediatismo, los resultados rápidos, y la educación toma su tiempo, pero al final sus frutos son muy provechosos para todos.

En un país de Suramérica los alcaldes se cansaron de bregar con los adultos y tomaron la decisión de educar a los niños y niñas en el manejo de los desechos, a fin de formar una nueva generación que pudiera tener una mentalidad más sana. El resultado fue maravilloso, porque no sólo los niños modificaron su proceder, sino que ellos comenzaron a reclamar a los adultos el cumplimiento de las normas ambientales. Al final, lo que se creía que tomaría mucho tiempo, fue abreviado.

La tercera etapa en el manejo de los desechos sólidos la alcanzan aquellas comunidades que, no sólo están reciclando sus desechos, sino que están exportando a otros países materia prima producida a partir de la basura de sus ciudadanos. Es decir, estas comunidades han convertido un problema, en una gran oportunidad. Están generando cuantiosos ingresos que son luego invertidos en mejorar los servicios.

Cuando, como dominicanos, visitamos algunas de las ciudades que se encuentran en la segunda o en la tercera etapa, nos sorprendemos sobremanera por el contraste que se observa. Quizás tenemos la misma infraestructura, los mismos edificios, centros comerciales, carreteras, pero hay algo que contrasta, la limpieza de esas comunidades versus la suciedad que se observa en nuestras ciudades.

Es necesario comenzar a educar, toma tiempo pero vale la pena. Comencemos con los niños y niñas, ellos pueden ser el motor de un cambio que reclaman los miles que mueren cada año víctimas de una insalubridad que ya pega el grito al cielo.

Jaime Antonio Marizán Santana,

Director Ejecutivo Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD),

Abogado, Economista y Experto en Planificación y Desarrollo.

Tel. 8909-244.5496 y Correo: crdnordeste@yahoo.es