Elecciones Internas de los Partidos

Autor Fernando Puesán

Las elecciones internas de los principales Partidos tradicionales, demostraron ciertos avances, como fueron, la supervisión de la Junta Central Electoral y las facilidades otorgadas por este organismo a los partidos, la rigurosidad y observación llevadas a cabo por organizaciones que luchan por la transparencia democrática, que incluyó que algunas de ellas emitieran un informe sobre cómo se desarrolló cada elección a lo interno de estos.  También la tecnología desempeñó un papel importante, por la rapidez, que se determinó a quien el voto popular favoreció.

Los precandidatos, tenían reglas claras, y conocimientos del escenario en que se iban a enfrentar, ellos en elecciones anteriores, y con diferentes opositores, usaron  las herramientas, que con plena conciencia, saben que no deben faltar, si una contienda interna y al poder quiere llegar, como son : las componendas internas y externas, y suficientes recursos para el clientelismo.

Los precandidatos, demostraron suficiente entereza, valor espartano de admiración sin igual, cuando los escuchamos hablar, por internet, radio, televisión o cualquier otros medios de comunicación y de forma desafiante, decían :  Yo me enfrento al león porque en las primarias internas, no tengo oposición.  También escuchamos a otro decir, al león le serrucharé el palo.  Y el otro con su “chiquito pero tupío.  Y con este deleite, todos querían ser candidatos a presidente, para ganar en las  elecciones de 2008.

Llegó el veredicto final, y tres de los precandidatos quedaron sorprendidos,  cuando el conteo final terminó, y se chocaron con la verdad, cuando sus miembros,  y el pueblo le dijeron, usted no es el que va.  Iguales fueron sus reacciones, pero entonando diferentes canciones, la culpa no es de nosotros, sino de los “ recursos por montones”, que usaron los ganadores en la compra de “conciencia”.

Los precandidatos perdedores, en una acción no democrática, a los ganadores no felicitaron y mucho menos al “pueblo”, militantes o no, que su derecho a votar ejercieron.  Algunos de ellos se mantienen en reflexión, y otros se marcharon de sus partidos sin explicación valedera.

La Junta Central Electoral, con la experiencia obtenida en la consulta electoral interna de los partidos, deberá elaborar reglamentos que evitarían la división de estos, cuando los precandidatos perdedores no quieran aceptar la decisión de la mayoría.....salvemos “LA DEMOCRACIA DOMINICANA”.