Punto y Coma

Por Santos Aquino Rubio

Desde que se inauguró el presente Gobierno, el 16 de agosto del 2012, el presidente Danilo Medina ha anunciado una serie de inversiones en diversos proyectos que, de materializarse, contribuirían sustancialmente al desarrollo del campo y de la ciudad.

Sin embargo, pese a que miles de millones de pesos ya han sido puestos en manos de diversos sectores, la bonomía de esta intención no ha rendido frutos, puesto que los artículos de consumo masivo, sobre todo, los rubros de cultivo de ciclo corto y mediano, están cada vez más caros y menos asequibles para la población.

Hay que ver, examinar con cuidado y honradez total, si quienes tienen la responsabilidad de entregar y distribuir esos recursos, los están poniendo en las manos correctas o si, simplemente, están yendo a parar a las mismas que se lo llevan todo, sin dejar nada a los que realmente trabajan y ponen a parir la tierra.

El presidente Medina debe ser vigilante y celoso guardián, para evitar que estos recursos, frutos del gran sacrificio de una población que ya no soporta más impuestos ni mayor carestía de la vida, no se pierdan en el camino y, al final de la jornada, todo el esfuerzo hecho por él quede en el vacío.

Si el dinero que el Gobierno quiere invertir para cambiar la situación del campo y del país, no recorre el camino de la producción con honestidad y trabajo, no hacemos nada y jamás seremos autosuficientes en la producción de rubros que, siempre dejan pingues beneficios a los importadores cuando escasean.

Además, los campesinos, quienes realmente hacen el trabajo en el campo, necesitan mejores caminos vecinales y las vías de comunicación necesarias, para abastecer los mercados del campo y de la ciudad sin tantos intermediarios inescrupulosos, que siempre se lo ganan todo.

Hay comunidades agrícolas y ponemos el ejemplo de Rincón de Yuboa, en Piedra Blanca y localidades vecinas, cuyo puente denominado de La Seibita, está destruido desde Olga y Noé, sin que las autoridades hagan caso a sus reclamos. Allí se produce café, cacao, orégano, cilantro ancho, chinola, yautía, arroz, víveres y otros tantos rubros de consumo local y para la exportación. ¿Qué esperan para repararlo?

El autor es abogado y periodista.