Por Fernando Casado

El Pueblo Dominicano habría cumplido un siglo y medio de existencia, cuando Fradíque de Toledo, en el año 1630, fractura el establecimiento de aventureros ingleses y franceses que se habían repartido en la isla de San Cristóbal (Saint Kitts), desafiando las pretensiones españolas de dominio absoluto del comercio en el Nuevo Mundo y, el mero instinto de conservación, precipita a estos descastados en escapada, hacia la costa norte de La Española, "casi enteramente abandonada". Se enquistan primitivamente allí, formando un tumor social genéticamente desordenado, sin pudores éticos ni morales.

El drama históricamente trágico del establecimiento de ladrones de mar, contrabandistas y delincuentes despatriados en la isla Tortuga, obligó al Criollo dominicano a asumir la defensa de Su Territorio ante la indolente incapacidad española. Es obvio que el fermento degradado del antisocial sin principios ni reglas, normaba aquel asentamiento y que, inevitablemente, todos los elementos enfermizos que caracterizan la barbarie, estarían presentes en las raíces del germen que da nacimiento y cuerpo, con otros muchos agravantes que suma la negritud belígera que se ubicó en occidente, en la sociedad que, desde allí, se desarrolló con el tiempo y que devino en la nación haitiana.

James Leyburn ("El Pueblo Haitiano", p.27), ofrece un dato sumamente valioso y definidor sobre lo que son las esencias de nuestras abismales diferencias con el pueblo gestado en occidente como consecuencia de este nucleamiento filibustero. Citamos: "Como en Saint Domingue no había nativos que los plantadores pudieran explotar, los colonos optaron por la otra alternativa favorita del siglo XVIII: la trata de negros".

En 1730, cien años justos luego de haberse nucleado esta madriguera en La Tortuga, comienza en la parte occidental de nuestra isla el tráfico de esclavos negros procedentes de África. Es este el punto de partida de lo que en el futuro sería la República de Haití y esta referencia al hecho de que no existían "nativos" en la fecha en que arriban los primeros negros a la parte francesa, denuncia elocuentemente, que no existe una sola gota de sangre aborigen en el pueblo haitiano. Toda la prehistoria, historia y cultura aborigen, pertenecen únicamente al pueblo que sintetizó y creció, con la fuerza de la conjugación física y cultural española y aborigen, asimilando la inserción de nuestras breves africanías, que fueron formando un solo pueblo sobre esta tierra por más de tres siglos, hasta que las torpezas, oportunismos e incapacidades de la indolente política española y francesa, hicieron posible el desgarramiento de occidente.

Nuestros primeros esclavos arriban cuando ha crecido ya una generación de Criollos, el ser consustancial con esta naturaleza, el hombre que sembró los pies sobre el barro fértil de esta tierra y la convirtió en Nación. Los primeros esclavos son traídos de España en 1510, de seguro bautizados por sus amos cristianos y dominando el idioma español o portugués, adaptados e influidos en aquella cultura; solo llegan 36 y "en Abril más de 100, comprados en Lisboa"; mueren en su gran mayoría. Su numerario en lo adelante no alcanzó proporciones cuantitativas importantes, ni manifestaron los matices tribales violentos de Coromantos, Dahomeyanos y otras tribus que determinaran, como en Haití, un Apocalíptico final. En nuestra historia, es caso de excepción, la deserción de 20 Jolofes en el ingenio de Diego Colón en 1522, aunque constituye el hecho emblemático de ser la primera rebelión de negros esclavos en el Nuevo Mundo. Citamos: "Los españoles, por su parte, preferían los Yorubas", "disciplinados e industriosos, acostumbrados a cultivar la tierra". (Manix & Cowley, "Historia de la Trata de Negros").

Entre el descubrimiento en 1492 y la presencia del primer esclavo en Haití en 1730 transcurren 238 años, y desde la entrada de la civilización por Santo Domingo al Nuevo Mundo y el surgimiento de la nación haitiana en 1804, transcurren más de 300 años de sólida integración dominicana. La pre-historia aborigen establece una presencia sin tiempo de la que es continuación genética y cultural unívoca la síntesis dominicana, que siembra la conquista hasta el día de hoy. Nuestro Hombre es el Génesis del Nuevo Mundo y parte de nuestra historia particular, sin perder humildad, es capítulo insoslayable de la Historia de la Humanidad.

Haití arriba a su independencia con un concepto blando de nación. Apenas a 74 años de haber desembarcado el primer esclavo, con formaciones de origen que denotan un ser instintivo, primitivo, selvático y salvajemente cruel, sus relaciones de origen cercenadas, desgarradas las familias, los grupos tribales y raciales, vendidos como manadas de bestias, con vocación asustadiza a la agresividad feroz, acentuada por el maltrato despiadado y animálico del francés, en circunstancias terribles de supervivencia que reducen la brecha entre el hombre y el animal a cero, no puede admitirse la más mínima posibilidad de que existiera, en el esclavo sublevado de 1791, un criterio conceptual maduro para concebir la creación inteligente de una nación. Citamos: "Las ferocidades de ambos bandos eran casi increíbles. Los negros destripaban a los niños y violaban las mujeres, los blancos les rompían los huesos a los negros que capturaban, les echaban aceite hirviendo en los oídos y los desollaban vivos". (Leyburn).

Es degradación demencial de bestias endemoniadas en un Apocalipsis por una libertad bastarda: aquella que arrebata o niega el hombre dantesco, no la que otorga Dios. Cuando apuntan Boukman o Toussaint, perpetuando el símbolo de la tea incendiaria, traen en sus rivalidades y ambiciones el germen de su propio descalabro como nación. La herencia tribal y primitiva de sus ancestros, la brutalidad hedonista del pirata y contrabandista francés, caló su sentido distorsionado y teatral del poder, quebrantó las vanidades endémicas de la raza y evacuó un liderazgo exaltado, de estridencias primitivas y versiones elementales y caricaturescas de las pomposidades de una corte europea, degenerando en el desgajamiento de parcelas ridículamente nobiliarias, furiosamente rivales; históricas limitaciones, fruto lamentable de carencias insalvables, no permitieron superar los contrastes, ni contribuir al surgimiento de una tradición de liderazgo noble, capaz de guiar civilizadamente al desarrollo de una nación fraterna, sin golosos apetitos obsesivos de conquista ni oportunismos territoriales.

La ferocidad brutal del levantamiento revela la herida honda y profundamente traumática de la esclavitud, lo que sumado a la naturaleza del ser, hace utópico pensar fecundara en un alto sentido ciudadano. El amo francés no era culturalmente agricultor, y evidentemente, aquel africano tampoco lo era, en consecuencia, esto pudiera explicar el penoso drama de un país cuyas riquezas naturales han sido indolentemente devastadas. En el fondo del paisaje late aun el eco sombrío de los tambores y el espectro posesivo vuduista parece flotar como un fantasma sobre aquella tierra, atada sin remedio al continente de sus orígenes y sus creencias ancestrales. Aun hoy en día, el alma haitiana se debate sin encontrar la síntesis que define a todo pueblo, en una conducta donde prima solo el instinto de conservación, la supervivencia y la locura trasnochada de la conquista obsesionante del país dominicano como salvación, por encima del pudor ciudadano, el patriotismo y el sentido responsable y obligado de construir por si mismos su futuro, como todo pueblo que pretende ser considerado con los atributos de una nación.

Existe una diferencia abismal e insalvable entre el sentido libertario que galvaniza el pensamiento luminoso de Juan Pablo Duarte y los Patriotas Trinitarios, quienes enastan el derecho a la libertad del hombre más allá del color de su piel, con una filosofía de elevación humana universal, y las motivaciones feroces que muestran en carne viva los hechos históricos en el país haitiano: Un caluroso agosto en Turpin en 1791, luego de una sudorosa ceremonia vuduista de arrebatada ebriedad enloquecida, las señales macabras del tambor, la tea incendiaria y un río de sangre decapitante de niños, mujeres y hombres, empapando la llanura... solo por el color de la piel.

El hecho de que un grupo de personas decidieran bautizar con el nombre de Haití a su nación, 300 años después del descubrimiento, es sencillamente alegórico. No tiene ninguna relación Histórica, con el aborigen o con el criollo, que desarrolló esta nación. Pudieron llamarle con cualquier otro nombre y la historia no se hubiese conmovido, porque toda relación genética e histórica en esta isla antecede al pueblo haitiano en 300 años y pertenece únicamente al pueblo dominicano. El dominicano no es la continuación del pueblo español, el dominicano es la continuación, en el ente criollo, del pueblo heroico que poblaba esta isla llámese como se llamara. No hay relación ninguna entre el pueblo haitiano: ni genética, ni cultural, ni étnica, ni social, ni religiosa, entre aquel pueblo Taino, que se diluyo en el criollo dominicano, a la inserción española de la Conquista. No existía el ser aborigen cuando asoma el negocio esclavista que da origen a Haití y sus históricas violencias. No hay una sola gota de sangre aborigen en el pueblo haitiano.

Los factores que determinan la sangrienta rebelión de esclavos, tiene sus claros detonantes en el odio a muerte al amo, cuya brutalidad y presencia es y simboliza, en su esquema del momento, la raza culpable, la sumisión degradante y la razón de su despersonalización y humillante pobreza, desbordando sus fobias primitivas en incontrolables contradicciones raciales y de castas, culminando en un baño de sangre con la eliminación brutal de todo vestigio de raza blanca y la entronización y única permanencia de una raza y una república negras. Los sacerdotes católicos fueron asesinados. No por su credo, sino por blancos y esta monstruosidad sacrílega, dejó desamparado al pueblo haitiano por casi cien años de otra orientación "religiosa" que no fuesen los rituales tribales ancestrales, que sintetizaron el vuduismo en que han quedado atrapados.

Al personaje liberador de Haití de 1804, los dominicanos tenemos históricamente que recordarle y evaluarle, entre otras bestialidades, por su deuda impagada con los 40 niños degollados y las 500 personas indefensas, encerradas a la fuerza en la Iglesia de Moca para luego ser quemados vivos en diabólico sacrilegio, incendiando aquel Templo Sagrado; haber convertido en cenizas la ciudad de Santiago de los Caballeros y haber arrastrado su población humillada sin distingos hasta Puerto Príncipe, como manada de animales, dejando las heridas del camino sembradas de cadáveres. La distancia cronológica con Turpin y el cambio de escenario y personajes, no hace diferencias en salvajismo. Mas los pueblos, como los hombres, están condenados a pagar inevitablemente sus culpas cuando pecan contra Dios. No puede ser ajeno el apocalípsis catástrofico devastador que vive hoy el país haitiano a aquella barbarie obsesiva de culpas monstruosas incalificables, aun sin noción de arrepentimiento, contra un pueblo dominicano indefenso, la quema sacrílega de sus Templos Sagrados y el asesinato de niños sin ninguna piedad, que no sugiera el castigo implacable de la ira divina.

Las razones que provocaron las iras del tirano Trujillo y condujeron a la matanza de 1937, son exactamente las mismas que presentan las provocaciones de hoy. A las imprudentes indelicadezas que caracterizan las instituciones anti-dominicanas en sus incapacidades de siempre, se suma el hecho irresponsable de naciones e instituciones sin prudencia, que sin detenerse ante la evidente filosidad histórica del problema, ignorando diferencias insalvables de origen, cultura e idiosincrasia, y cuya imperdonable falta de memoria y pudor, no las exime de su responsabilidad en las miserias endémicas haitianas, sugieren soluciones inaceptables, que implicarían el sacrificio del pueblo dominicano frente a la inviabilidad de lograr transformar aquello en nación válida. El irrespeto desafiante por una frontera que ha costado tanta sangre y sacrificios, es un acto inaudito de inconsecuencia histórica, al esfuerzo y determinación de siglos por construir laboriosamente una auténtica nación; un exceso intolerable frente a nuestra soberanía, una provocación irreflexiva que ya, trágicamente, definió claramente el único idioma que "un conglomerado en desintegración" parece entender.

Es difícil que en una sociedad en quiebra estructural, con las características de la dinámica haitiana de hoy, puedan surgir hombres idóneos y desprendidos, verdaderos políticos de buen juicio, estadistas, que fuesen capaces de medir con ponderación serena los riesgos tremendos a que empujan su propio pueblo, sin advertir que se siembra una infección irritante de enconada peligrosidad explosiva, que reabriría heridas latentes que no cicatrizarían nunca y cuyas consecuencias futuras son impredecibles. En el drama de Kosovo y en aquella triste experiencia mejicana se retrata el sueño añorado por la frustración ajena en esta isla.

Es preocupante la violencia injusta implícita, que ha ofendido el honor de esta nación, en el desaire a nuestro Presidente, en ocasión de aquel invaluable gesto de nobleza política con su visita a Haití, echado a perder, sin medir las cataclísmicas consecuencias que pudieran haber desatado. Las señales sombrías presagian un enfrentamiento violento, no deseado, ni buscado por la nación dominicana, si no se ordena el pensamiento de los prestidigitadores internacionales de lo irracional y de víboras que pretenden cubrirse prostituyendo la nacionalidad dominicana solo para ocultar su ponzoña envenenada contra esta Nación. La Nacionalidad es para honrarla. Desde Santana hasta Sonia Pie lo que cuestiona la historia no es el hecho de ser dominicano o no, es la traición a la tierra que le vio nacer, en uno y la puñalada inconsecuente de la ingratitud perversa con la Patria que le acogió, le dio respeto, y compartió con ella pan y abrigo en su desgracia, en la otra. Es el mismo pecado.

No es un papel ni un NOMBRE lo que cambia la naturaleza del hombre, es su conducta la que dice a gritos todo lo que lleva dentro. Podrán intentar enlodar perversamente nuestras escuelas y nuestros niños, contaminando el plazo para una dominicanidad enfermiza, prostituyendo clandestinamente la educación, asumiendo textos maliciosamente desfasados, arriesgando indolentemente la formación ideosincrásica e histórica básica de nuestra juventud, intentando distorsionar y acomodar irresponsablemente el anti-sentido haitiano de nacionalidad, de familia o la educación ciudadana, y hasta ensuciar en nuestros niños el sentido subliminal del concepto "Integracion" con su venenoso "Texto Integrado". Lo que no podrá perimir jamás es el desprecio digno y eterno de quienes aman esta Patria de Juan Pablo Duarte tanto como cualquier haitiana ama la suya. Únicamente la inmadurez aventurera de un liderazgo descabellado puede pensar que la República Dominicana va a cruzarse de brazos y que este despropósito diabólico no va a tener respuesta.

Trujillo no está, y es posible que esto sea parte del envalentonamiento de los desquiciados ideolojetes de la "una e indivisible" y los mentores irresponsables que quieren revertir el disparate de la ocupación inoperante de Haití, con la locura inaceptable de la fusión perversa de dos pueblos diametralmente distintos. Pierden de vista la historia y el hecho real de que el pueblo dominicano es hoy y será siempre el mismo de 1844. El pueblo valeroso que ha sabido contener los apetitos y necedades históricas de ingleses, franceses, españoles, norteamericanos y haitianos. Quienes han sabido mantener detrás de esas fronteras aquel desafortunado pueblo. Un irremediable y doloroso drama del que nadie mas que ellos y quienes han desgarrado alguna vez aquel país, son y serán únicos responsables ante la historia. ¡¡¡Tamo?junto... pero no reburujáo!!!