Señor Presidente

Una vez más las circunstancias le brindan la oportunidad como presidente del PRSC de reconducir nuestra organización en el cumplimiento de sus responsabilidades para con la nación mediante un proceso idóneo de escogencia de quienes habrán de conducirlo durante los próximos 4 años, como mandan nuestros estatutos y consolidando así su democracia interna.

Esta oportunidad se convierte en enorme responsabilidad en estos momentos, en que los resultados de la reciente encuesta Gallup ? Hoy vuelven a situar al PRSC por debajo del 5% y, lo que es peor, ignora al partido y a sus dirigentes como opción presidencial para la próxima contienda electoral; abonando las apreciaciones y deseos de sectores nacionales que viven apostando a la extinción reformista.

Como al mismo tiempo dicha encuesta evidenció que nuestro fundador es el político más admirado, demuestra que las posibilidades reformistas están latentes,aun cuando hasta ahora no se haya sabido aprovechar la admiración que la ciudadanía siente por Balaguer.

Detener y revertir esta tendencia constituye un imperativo para nuestro partido en sucompromiso para con la nación y su democracia; para lo cual la renovación de su dirección,como mandan sus estatutos, constituye una coyuntura favorable.

ElArt. 15, párrafo d, de nuestros estatutos establecen que las ASAMBLEAS NACIONAL ORDINARIAS(ANO) deben ser celebradas cada 4 años en el mes de marzo para escoger la dirección del PRSCque expira, en este caso, el próximo mes de agosto.

Lamentablemente a la fecha, ningún paso firme se ha dado en éste sentido, teniendo en cuenta que el cumplimiento de esa disposición estatutaria requiere previamente:

1. La convocatoria de la Comisión Política para fijar fecha de la ANO y el método que habrá de seguirse para su celebración (delegados, primarias, etc) conforme establece el art. de los estatutos

2. La convocatoria de la Comisión Ejecutiva Nacional para ratificar estas decisiones y para designar la COMISION NACIONAL ELECTORAL la encargada de dirigir el proceso asambleario así como de preparar los reglamentos correspondientes.

Ignorar y sobreseer estas disposiciones pudiera conducir a la repetición de espectáculos y procedimientos mezquinos y sectarios anteriormente escenificados, con la consecuente repercusión negativa ante los ojos de una ciudadanía que los contempla con repugnancia y asombro ante la gravedad de los problemas nacionales; sobre todo al producirse pasando por alto reclamos nacionales y precedentes institucionales, como los establecidos por el TSE.

Y dispersa energías que debieran concentrarse en la reconstrucción del PRSC para reconvertirlo en opción de poder, o al menos determinante de como gobernar, en función de las políticas que implementamos durante 22 años quesuperaron la situación social y política que se encontraba en 1966 sin exponerla a los riesgos deficitarios y dependientes que hoy cercenan nuestra autodeterminación y desarrollo sostenible.

Si el PRSC dieracumplimiento a los propósitos y disposiciones citados dentro de los plazos previstos, la nación dispondría de un reformismo capaz de brindarle, orgánica e institucionalmente, una opción para gobernar fundamentadaen las legítimas aspiraciones y justas necesidades de la población.

Lo contrario implicaría un riesgo para la nación, su democracia y desarrollo, supervivencia del sistema de partidos vigente; exponiéndonos a improvisaciones y aventurasque pondrían en peligro el régimen político que el PRSC, junto a los demás partidos, hemoscontribuido a labrar y sostener durante las últimas cinco décadas.

Sirva la presente comunicación para dejar constancia de nuestras preocupaciones y advertencias por un desarrollo normal e institucional del obligatorio cambio direccional que procede en el PRSC. De nuestros deseos que éste se efectúe armónicamente, sin los traumatismos que han provocado repugnancia ciudadana. De nuestras intenciones de someternos estrictamente a las disposiciones estatutarias y legales que nos rigen, sin ánimo de involucrarnos en esterilidades conflictivas consumidoras de energías aprovechables para contribuir a la superación de problemas nacionales,aunque al mismo tiempo sumamente celosos en hacerlas cumplir y sobre lo cual hacemos formal reserva de derechos.

Muy atentamente

Uds, yo,

Amable, Alexandra? Ito?