Punto y Coma

Por Santos Aquino Rubio

El acuerdo logrado por el Gobierno dominicano con la empresa minera canadiense Barrica Gold, constituye la mejor muestra histórica del valor de la identidad legada por los forjadores de la nacionalidad.

Esta acción encarnada por el presidente Danilo Medina, dando una muestra de valentía y desprendimiento debe culminar, en el mediano plazo, con la nacionalización de esa empresa, para que el oro, sembrado en esta tierra por el paso de los siglos, no siga tomando el sendero recorrido en la época del descubrimiento, con la protección de los Guacanagarixs que nacen cada día, en esta tierra bendita.

Ya hemos tenido amargas experiencias con empresas como la Alcoa Exploration Company, la Dominicana de Teléfonos, las generadoras y distribuidoras de electricidad y otras, que en nombre de un servicio, que han venido al país a llevárselo todo, sin que algún valiente dominicano se atreva a enfrentarlos.

En otros países han tenido el valor y han nacionalizado sus bienes naturales y sus intereses nacionales explotados por abusadores extranjeros que, algún día, en el mediano o largo plazo, habrán de pagar por sus desmanes y por los abusos cometidos contra la patria y los dominicanos (as).

Al igual que la Barrica Gold, las llamadas empresas de servicios y las llamadas generadoras de electricidad nos han cambiado el oro por espejitos y siguen como Pizarro por sus tierras, pero sin marcar la línea de lo bueno y lo malo ni de lo correcto y lo incorrecto.

Es tiempo de que este ejemplo que, con su persistencia nos ha dado el presidente Danilo Medina, sea seguido con dignidad y patriotismo, porque para muchos como quien suscribe estas líneas "ha sido un llamado al despertar de la identidad".

Quisqueyanos valientes alcemos nuestra frente orgullosa de hoy más, como escribiera el insigne Emilio Prudhomme, "que Quisqueya será destruida, pero cierva de nuevo jamás". ¡Que viva nuestra identidad!...

El autor es periodista y abogado.