Al llegar al poder en agosto del año pasado el actual gobierno del PLD le informó al país que el pasado incumbente peledeísta había generado un agujero injustificado de alrededor del 8% del PIB. Raudo y veloz el presidente Danilo Medina y su equipo económico diseñaron un nuevo paquete impositivo para que fuesen las empresas locales y los asalariados (de manera directa o vía el consumo) que subsanaran la resaca poselectoral y la secuela de las inauguraciones inconclusas de Leonel Fernández antes del 16 de agosto.

Era evidente que un nuevo aumento de los impuestos si no venía acompañado de medidas de estímulo, sobre todo del tipo monetario (reducción de las tasas de interés, acceso a nuevas fuentes de financiamiento privado, etc.) solo ahuyentarían la inversión privada y estrangularían el consumo interno reduciendo la demanda agregada y con ella la actividad económica.

Las señales son aún más confusas si tomamos en cuenta que al mismo tiempo que el gobierno prometió un régimen de austeridad y reducción del gasto (para poner la casa en orden) se ha empeñado en continuar y hasta expandir los programas de asistencialismo masivo y la política de subsidios improductivos (eléctrico, transporte, etc.).

La ambivalencia y falta de coordinación no concluye aquí ya que en esta semana recibimos el anuncio de que en el primer trimestre la política de austeridad generó ahorros que redujeron el déficit proyectado de un 0.7% del PIB en dicho período a tan solo un 0.1%, pero que te-nemos que rápidamente buscar cómo gastar estos fondos para dinamizar la economía que se ha estancado de manera importante como resultado de la propia caída del gasto público y los ma-yores niveles de impuestos.

Por fin, ¿qué es lo que se persigue? Si es reducir la deuda en el mediano y largo plazo y tenemos las riendas firmes sobre el gasto público, entonces la reciente emisión de deuda soberana se debió utilizar para desmontar deuda más cara y no para "fortalecer" las reservas internacionales del BC que están actualmente en niveles históricamente singulares. Si íbamos a tener que acelerar el paso comoquiera con iniciativas de corto plazo, ¿por qué no mejor haber iniciado esto en octubre y que fuese el crecimiento económico el que hubiese garantizado los mayores niveles de ingresos fiscales, pero al mismo tiempo generando empleo y aumentando la productividad interna?

¿Por qué agredir el aparato productivo nacional, y la capacidad de compras e inversión del sector privado con mayores tasas impositivas e impuestos tan regresivos como el Itbis, para luego repartir de manera alegre e improvisada estos recursos por la vía de "obras de infraestructura y escuelitas" que no prometen solucionar ninguno de los problemas fundamentales? Sobre todo que no van a generar mayo-res niveles de empleos sostenibles.

Si el gobierno cree de manera activa que el empuje debe de provenir del sector privado, como se deduce de la frase ahora por ellos acuñada de que el "turismo debe convertirse en el motor de la economía", pues eso significa inversión privada, entrenamiento puntual y micro empresas vinculadas.

Se hace obligatorio recordarles la frase de Lincoln, que Margaret Thatcher tan elocuentemente aplicó en sus 11 años de gobierno: "El Estado no puede fortalecer al débil y debilitar al fuerte. No puede generar prosperidad desmotivando al sobrio. No puede ayudar al asalariado halando hacia abajo al que paga los salarios".

El motor de la economía no puede depender de un solo sector, depende de la capacidad interna de generar riquezas para un abanico de consumidores, internos y externos. El motor somos todos.

Fauntly Garrido*

Educador, Economista y Financista, con estudios en República Dominicana, el Reino Unido y Estados Unidos. Asesor externo del Ministerio de Educación de República Dominicana, miembro fundador del Instituto Tecnológico de las Américas - ITLA; y miembro del Consejo Nacional de Educación. Fundador de la Federación Nacional de Centros Educativos Privados, entidad que agrupa a los principales centros de educación privada de República Dominicana.

Fue Profesor de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo ? INTEC; fungió como Encargado de la División de Comercio Exterior del Departamento de Planificación Económica de ONAPLAN y fue investigador del Centro de Investigación Económica (CIECA).

Presidente y Director Financiero del Grupo Corporativo New Horizons, entidad que agrupa: el Colegio Bilingüe New Horizons, el New Horizons Bookshop y el Instituto de Lenguas y Tecnologías ILTAE. Docente por más de dos décadas de Economía del Colegio Bilingüe New Horizons.