*

¿Cómo puede un gobernante de un país pequeño con infinitas necesidades atenderlas todas en el escaso rango de tiempo que le brinda el orden democráticamente establecido? Esa es la gran disyuntiva en la que tradicionalmente se encuentran todos nuestros gobernantes al asumir el poder. Obviamente se le presenta al Presidente (en nuestro caso Danilo Medina), al igual que al Papa (en este caso Francisco I) si podrán lograr la eliminación absoluta de la pobreza en su periodo presidencial o Papal respectivamente.

Pero ciertamente que el primero fue elegido para garantizar la búsqueda y permanencia de los mecanismos que garanticen dicha salida desde el punto de vista material y al segundo en el ámbito espiritual. Para el caso de Danilo Medina y un sector (que entendemos limitado del PLD) esto significa sobre todo garantizar un sólido desarrollo institucional y propiciar políticas de crecimiento económico sin caer en el precipicio del desequilibrio macroeconómico.

*

¿Por qué hablamos de garantizar un desarrollo institucional sobre todo? Porque quedó claramente demostrado por Leonel Fernández y los gobiernos anteriores del PLD que el crecimiento económico sin garantías de orden y justicia social sólo significan corrupción, pérdidas de oportunidad y mayores niveles de pobreza. El desafío pues es lograr esto sin caer en las prácticas clientelistas con las que típicamente se ha manejado la ortodoxia peledeísta.

En esta semana al ser elegido como el próximo sumo Pontífice el Cardenal Jorge Mario Bergoglio fue ungido en un abrazo eufórico por su buen amigo el Cardenal Claudio Humes de Brazil quien le dijó "no te olvides de los pobres..."

En esa misma medida a nuestro gobernante actual le toca acelerar la marcha de la justicia social sin caer por el despeñadero del nuevo "Populismo Latinoamericano", generar empleo sin aumentar la nomina estatal, atraer inversión extranjera sin regalar los bienes públicos y aumentar la producción nacional sin nacionalizar la industria local.

Pero, ¿cómo sortear estas realidades con las limitaciones actuales en las que se encuentra el erario, y sobre todo la realidad política vigente? Contrario a la lógica faraónica y narcisista bajo la cual tradicionalmente se manejan nuestros gobernantes, Danilo sólo podrá presentar grandes realizaciones a partir de la construcción de un Estado institucionalmente fuerte, donde se respete el presupuesto, las leyes y las acciones del gobierno sean coherentes, democráticas y participativas.

En este sentido existen muchas decisiones iniciadas actualmente que nos mueven a preocupación y otras que saludamos y entendemos que deben de ser ampliadas aquí trataremos de señalar algunas que entendemos altamente relevantes. Recuerden de que partimos siempre del supuesto como ha sido demostrado en el pasado por los gobernantes que en términos de permanece e incidencia más éxito han tenido (Joaquín Balaguer y Leonel Fernández) que las decisiones de Estado dependen de la voluntad política del gobernante por encima de cualquier otro factor interno o externo.

Con relación a la Política Social, sin lugar a dudas que tenemos que saludar la decisión de asignar el 4% del PIB al sector educativo, (y aquí queda claramente evidenciado que Leonel nunca lo hizo por razones netamente de deseo puesto que Danilo con mas precariedades lo hizo) lo que nos preocupa es el equipo asignado a ejecutarlo y la debilidad programática y de ejecución del mismo. De igual manera la dispersión y falta de vinculación de los demás programas sociales como la Tarjeta de Solidaridad y los comedores Económicos a los planes de asistencia escolar y al sistema de Salud en general no nos garantizan una utilización eficiente de dichos recursos. Ni una disminución de la pobreza a través de la mejoría de las habilidades o niveles de salud de las poblaciones más vulnerables.

Hace poco Dilma Rousseff recientemente proclamó que Brasil estaba próximo a la erradicación total de la pobreza extrema. Esto sólo se ha logrado mediante la ampliación de los planes de asistencia social de tal suerte que hoy en día prácticamente 20 millones de brasileños reciben algún tipo de ayuda Estatal y faltaría cubrir aún cerca de 2.5 millones más. Sobre este modelo hay dos cosas positivas que podemos señalar: en primer lugar los montos de asistencia no son tan elevados como para hacer que una persona renuncie a la búsqueda de un sustento adicional (sobre todo en la ciudad donde US$70.00 al mes no garantiza más que cubrir mínimamente los costos de transporte hacia un lugar de trabajo). En segundo lugar están vinculados a la asistencia de los hijos(as) a la escuela, mantener un buen récord de visitas hospitalarias y posibles entrenamientos vocacionales.

Ciertamente nosotros no poseemos las riquezas naturales para poder inflar rápidamente un programa de asistencia social mediante el cual logremos sacar de la pobreza extrema a dos millones de dominicanos en un corto plazo de tiempo. Por lo que se hace aún más necesario que nuestros programas de asistencia social estén vinculados a logros y esfuerzos colectivos (de los municipios, asociaciones de productores etc) e individuales (asistencia a clases de los hijos, buen desempeño medico y dental, re-entrenamientos y asignaciones laborales efectivas entre otras).

Finalmente, y como hiciera el Presidente en su alocución ante la Asamblea Nacional, está el tema de la Barrick Gold y la inversión extranjera. Este es un caso complejo pues en nuestra humilde opinión ambas partes tienen la razón. Danilo y la nación dominicana no pueden aceptar las condiciones vigentes en el contrato actual que la Barrick logró en el 2009 y que está actualmente vigente. Sencillamente es absurdo que la empresa tome todas las decisiones financieras, de operaciones etc, y que luego que se recapitalice es que pueda el principal socio (igualitario por demás) comenzar a recibir dividendos de dicha operación. El argumento de que el Estado recibirá desde el inicio por la vía de impuestos es irrelevante puesto que la empresa y sus accionistas tienen que cubrir esto en cualquier actividad económica.

Pero de igual manera la Barrick tiene razón cuando indica que ese es el contacto vigente y la garantía del Estado debe de existir. Más aun cuando fueron esos mismos árbitros y en ese mismo estadio que se negocio ese contrato. Por tanto para el Presidente Medina y su Gobierno poder justificar la sin razón del contrato anterior y la firme decisión "institucional" de enderezar las cosas de ahora en adelante tiene que necesariamente reclamar consecuencias para los que promovieron y promulgaron el contrato de marras. Esto implica pedirle cuentas a Leonel quien como Presidente promulgó este contrato y a muchos más miembros de su partido, del PRD y del PRSC que lo aprobaron en las cámaras legislativas.

Como ven el asunto es complejo, pero requiere sobre todo, de voluntad política. ¿Quien le pondrá la cascabel al gato?

Fauntly Garrido*

Educador, Economista y Financista, con estudios en República Dominicana, el Reino Unido y Estados Unidos. Asesor externo del Ministerio de Educación de República Dominicana, miembro fundador del Instituto Tecnológico de las Américas - ITLA; y miembro del Consejo Nacional de Educación. Fundador de la Federación Nacional de Centros Educativos Privados, entidad que agrupa a los principales centros de educación privada de República Dominicana.

Fue Profesor de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo ? INTEC; fungió como Encargado de la División de Comercio Exterior del Departamento de Planificación Económica de ONAPLAN y fue investigador del Centro de Investigación Económica (CIECA).

Presidente y Director Financiero del Grupo Corporativo New Horizons, entidad que agrupa: el Colegio Bilingüe New Horizons, el New Horizons Bookshop y el Instituto de Lenguas y Tecnologías ILTAE. Docente por más de dos décadas de Economía del Colegio Bilingüe New Horizons.