Por Johnny Arrendel

Venero al magisterio dominicano. Nuestros profesores y profesoras merecen todo el respeto del mundo. Me identifico con ellos y creo que el Estado Dominicano no tiene la moral para exigirles ser competentes, cuando por tantos años han sido sometidos a malos salarios y precarias

condiciones de trabajo, y por ende, mediocre calidad de vida.

No obstante esa devoción, debemos estar claros los actores del Sector Educativo, como: autoridades, directivos, cuerpo docente, padres, madres, tutores, amigos, alumnos, comunicadores y público en general, que ciertamente la baja cualificación de los profesores es el principal componente del problema de la enseñanza en República Dominicana.

Pruebas de nivel aplicadas sobre estudiantes de la carrera por los departamentos de Pedagogía de las universidades del país, así como las evaluaciones de desempeño realizadas sobre docentes activos,

demuestran claramente la realidad de que existen serias deficiencias estructurales y funcionales en su formación.

Ante esa realidad, y lo injustificable que sería patear a quienes abrazan la carrera del magisterio, que mas bien merecen el reconocimiento de la sociedad, lo pertinente es que el Estado unifique

esfuerzos con la Asociación Dominicana de Profesores, el sector privado, la sociedad civil y las universidades, a fin de emprender acciones que reviertan el atraso manifiesto en una porción

significativa del cuerpo docente en los niveles Inicial, Básico y Medio de las escuelas dominicanas.

Danilo Mediana, como jefe del Estado, ha tomado la iniciativa valiente

y oportuna de concertar con la Corona Española la entrada de un

número de profesores ibéricos, fundamentalmente de los afectados por

los niveles de paro producto de la crisis económica que prevalece

allí.

Recordemos que lamentablemente República Dominicana no tomo ninguna

iniciativa para atraerse cerebros procedente de Europa del Este con

vocación a la inmigración, luego de la caída de la "Cortina de

Hierro", a partir de 1989, y crear así la condiciones que propiciarían

desde ese entonces un desarrollo tecnológico e industrial en esta

nación.

Con una clara visión de futuro, Danilo Medina durante su campaña

proselitista puntualizó en la necesidad de que el país disponga para

los próximos años de doctores en Matemáticas, Física y Química, ya que

arrastramos una debilidad marcada que persiste en el terreno de las

ciencias puras.

No se diga mas!! Es preciso que toda la nación cierre filas en

respaldo al plan anunciado por el Presidente Danilo Medina de reforzar

las escuelas de pedagogía del país con formadores de formadores

procedentes de España.

Hay que tener presente que el Gobierno administra el Estado y le toca

asumir su papel de rector en el Sistema Educativo, aunque se espera

que respete en todo momento los roles correspondientes a los demás

actores, todos importantes.

Señoras y señores, es una oportunidad que se presenta, que

difícilmente vuelva a estar a nuestro alcance en las próximas décadas.

La crisis económica en España permite que una oferta de trabajo en

esta isla resulte atractiva ante profesionales ibéricos de alta

formación, que ayudarán a transformar la educación de nuestros hijos.