Guillermo Caram

El gobierno acaba de anunciar que someterá el próximo martes 11 el proyecto de presupuesto para el año venidero, anticipando que incluirá un faltante de unos RD$ 140 000 millones al presupuestar gastos por RD$ 516 000 millones frente a ingresos estimados RD$ 376 000 millones.

Como hasta ahora no se ha precisado como se va a financiar ese faltante, se supone que el gobierno recurrirá al financiamiento tradicional, endeudamiento externo e interno, mediante préstamos y bonos, títulos y valores emitidos por el Estado dominicano.

Sin embargo no parece factible obtener financiamiento para ese faltante que equivale a 3500 millones de US$ en un año, cerca de un 50% por encima del promedio histórico observado en los últimos años en los que la comunidad económica internacional había adoptado una actitud connivententemente complaciente con el gobierno anterior hasta el punto de llegarse a pregonar un milagro económico dominicano. Ahora en cambio, se ha destapado la caja de pandora del déficit fiscal y el FMI advierte sobre la necesidad de reducir el nivel endeudamiento.

Por estas razones, el gobierno estará sometido a una de las siguientes tentaciones:

* Financiar el faltante con emisiones con el riesgo de provocar perjudiciales repercusiones cambiarias e inflacionaria.

* Recurrir, como ya ha iniciado, a los Fondos de Pensiones, con el riesgo de sentar el precedente estatizante en el uso de éstos recursos hasta ahora propiedad de los aportantes

* Retener los impuestos pagados con vocación a ser rembolsados a los contribuyentes, mecanismo institucionalmente ampliado en la reciente reforma tributaria, lo que implicaría una especie de acorralamiento fiscal de recursos privados.

Para no caer en ninguna de éstas tentaciones, nos permitimos sugerir que el gobierno profundice su programa de austeridad llevando los gastos al nivel del año 2011 lo que le permitiría ahorrar una suma superior al faltante citado, anualizando la cifra en base a la ejecución presupuestaria a septiembre del presente año.

En efecto, en los RESULTADOS PRELIMINARES DE LA ECONOMÍA DOMINICANA ENERO-SEPTIEMBRE 2012 publicados por el Banco Central, se observa un incremento de los gastos de RD$ 118 226 millones en los primeros 9 meses del año 2012 con relación al 2011; principalmente en el siguiente orden: inversiones en construcciones, compras de bienes y servicios, transferencias a instituciones públicas y privadas, pago de intereses y sueldos y salarios.

Ojalá que de aquí al próximo martes 11, las autoridades del gobierno ponderen la presente sugerencia para no exponer nuestra economía a las tentaciones citadas.