(Segunda entrega: del ISC, ITBIS y regímenes de incentivos)

El Art. 24 sobre selectivo al consumo mantiene la práctica un tanto inexplicable de incluir una lista detallada de productos y tasas que desdice de las intenciones gubernamentales de transformación, por las interrogantes que sugieren compatibilizándolos con propósitos sociales y económicos y hasta por la inducción de corrupción en la administración tributaria.

De unos 70 productos susceptibles de aplicación del impuesto al consumo que se precisan, con excepción de tabaco y armas de fuego, todos pagarían un 20% excepto tres relacionados con transmisión y recepción de TV: antenas, monitores y aparatos, que están gravados con un 10%. Cualquiera pudiera preguntarse que interpretación social o económica o que espíritu de justicia puede dársele al que una antena para parábola pague la mitad del selectivo que una tostadora de pan o un horno de microondas.

Independientemente de las especulaciones que puedan hacerse al respecto sobre manos silenciosas que intervienen en la preparación de leyes para obtener privilegios, el problema radica en el exceso de particularización detallada, selectividad y discrecionalidad, que se traducen en la elaboración de listas que pueden encubrir privilegios y hasta corrupción.Mas aun ante la posibilidad que nuevos productos aparezcan o cambien de calificación o presentación que al no estar en las listas, abren posibilidades de libre interpretación conducente a la evasión.

Siendo así cualquiera puede preguntarse por qué en una reforma inspirada en la transformación se mantienen este tipo de distorsiones.

Lo pertinente sería imponer una tasa única a todos los productos y reducir a muy pocas y muy específicas excepciones a la regla general, eliminan do listas detalladas

Mas aún en el caso del selectivo especifico al alcohol contenido en el párrafo I del mismo artículo en el cual el vino y la cerveza pagan un 16% mas que todos los demás alcoholes, cuando, siguiendo consejos médicos, estos son los alcoholes mas recomendados para su consumo en contraposición a los demás considerados algunos como inductores de vicios.

¿Por qué y que explicación tienen gravar los inductores de salud mas quede vicios?

En el art. 25 sucede algo similar con el ITBIS y al comparar las "listas" de productos gravados. El Yogur, p.e., profusamente recomendado por médicos y nutricionistas por contribuir a la salud preventiva que economizaría gastos a las familias y al Estado, comienza a ser gravado con un 8%; mientras siguen exentos la grasa amarilla, despojos comestibles, tripas artificiales de proteínas endurecidas o plásticos celulósicos y sintéticas de plásticos para embutidos que tantos escarceos produjo el Estado con el caso de los salamis.

¿Alguien puede calificar éstas incoherencias como transformadoras?

El art. 36eliminaincentivos instituidos para la energía renovable; mientras el 40 suspende o limita el establecimiento de zonas francas especiales o de empresas y la clasificación de empresas dentro de los incentivos al desarrollo fronterizo; por cierto implícitamente argumentando el obsoleto recurso, en el mundo globalizado y competitivo de hoy, de proteger la capacidad instalada.

Entendemos que esto introduce cambios en las reglas de juego que afecta políticas de Estado en renglones que deben considerarse trascendentales como la energía y la frontera.

Siendo estas leyes relativamente recientes y hoy se pretende anular lo que hace poco estimuló, el Estado pierde credibilidad para lo que de ahora en adelante estimule o diga con esperanza que puede ser adecuadamente respondido por la iniciativa privada.

Ante este cambio de reglas, los agentes económicos no sabrán a que atenerse en el futuro, ni responderán a estímulos oficiales dirigidos a fomentar alguna actividad económica con el consecuente perjuicio a la producción de bienes y servicios y en la generación de empleos.

Al respecto caben las siguientes interrogantes:

? ¿No tendrían las empresas afectadas suficiente argumentos para recurrir a tribunales nacionales o internacionales - que invirtieron en estas instalaciones contando con la exención del ISR para determinar su rentabilidad - y que el cambio de reglas atenta en su contra?

? Otro aspecto a contemplar sería el mantenimiento de los incentivos a las ya instaladas y la negación a nuevas iniciativas. ¿No podría ésto justificar tratamiento discriminatorio prohibido en la constitución y la provocación de escarceos jurídicos?

? ¿Por qué preservar la capacidad instalada si las nuevas empresas pueden producir mejor y menor costo para hacernos mas competitivos

? Como existen inversiones extranjeras en los regímenes de incentivos propuestos a ser eliminados ¿no justificaría acciones jurídicas en tribunales internacionales deteriorando aún mas el clima de negocios degradado por foros internacionales?

Al tenor de lo propuesto en el Art.50, que obliga someter para fines de aprobación estudios de factibilidad para demostrar estudios de costos beneficios de los incentivos a otorgar, ninguna de estas posibles fuentes de escarceos es necesario puesto que bastaría ceñirse a éste artículo para administrar los incentivos

Responder a éstas interrogantes y subsanar los cuestionamientos es imprescindible para despejar y despojar el proyecto de asperezas y distorsiones que opacan bondades que contiene, como la ampliación del concepto de renta gravable; recurso importantísimo que permitiría sancionar, como reclama la sociedad, a los responsables del déficit fiscal que tanto preocupa preocupa a la sociedad y al gobierno dominicano.


johnny sanchez, en transito a RD
CONEP no es radical, extremista, ni fundamentalista. Por Economista y CPA Johnny Sánchez García. Calificar a la cúpula empresarial agrupada en su asociación de muchos años en RD, de no querer consensuar, es posible. No acepto el estribillo, ni la calificación de radical, extremista ni fundamentalista como dicen sectores desfasados de la realidad. ¿Qué realmente es el caso que nos preocupa a todos los entes pensantes que no son necesariamente economistas en RD? ES LO QUE VIENE DESPUES DE LA REFORMA TRIBUTARIA. La Reforma tributaria 2012, es UN MAL NECESARIO que se impone fruto del desastre administrativo y clientelista de los amigos de Leonel que deberían enjuiciarse y llevarse a los tribunales. Eso no se hará nunca, pero si BALAGUER estuviera vivo y las fuerzas vivas no compradas de RD, gritaran, entonces veríamos otro resultado al igual que BALAGUER hizo al meter preso y quemar en vida al ex presidente Jorge Blanco. LO QUE VA, VIENE DICE UN REFRAN. Pero volviendo al tema creo que para promover una mayor eficiencia del esquema impositivo en sentido amplio, simplificando, racionalizando y vinculando la estructura tributaria a la capacidad de administración, adecuando la política tributaria al estímulo, a la inversión productiva y al empleo, será el discurso de justificación del Ejecutivo y del Congreso. Danilo Medina, justificará su implementación por los consejos de la CEPAL e imposición del FMI. Todos SABEMOS del DERROCHE del LEONELISMO, esa es la causa, todo lo inauguro el León, para que lo paguen futuros gobiernos del PLD, pero él se llevó el mérito de romper la cinta de la virginidad. Vuelve y vuelve, si lo dejan. No critiquemos más, busquemos soluciones, ya se compró el activo muy caro, ahora es usarlo y cuidarlo y poner a pagar impuestos a los que se lucraron del fisco. Por eso, promover una mayor equidad, relacionando coherentemente la carga tributaria con la capacidad de contribución de los agentes es vital. Con un partido relativamente disciplinado que habilito a cuadros técnicos principalmente liderados desde el Ministerio de Economía y Finanzas con Daniel Toribio, a proponer una reforma técnicamente sólida, pero que por fuerza debía ser negociada dentro del sector de gobierno. Si bien podría haberse obviado dada la dominancia parlamentaria, la tradición democrática del país probablemente pesó para que la propuesta de reforma sea sometida a consulta pública y siguiera un trámite parlamentario sin avasallamiento ostensible de las minorías. No es ajeno a esa cultura el acatamiento de las minorías de las decisiones mayoritarias, y el respeto de las elites económicas por el funcionamiento de las instituciones democráticas, aun cuando producen decisiones que les son adversas en lo material. La reforma tributaria empezó a gestarse inmediatamente de asumida la nueva administración, lo que implicaba la máxima distancia posible a un evento electoral posterior. En ese momento el gobierno tenía una posición fiscal relativamente cómoda, bonos y prestamos cayeron por doquier, (la principal amenaza era la acumulación de vencimientos de deuda pública durante el cuatrienio de gestión), pero se percibía como potencialmente más nociva la “deuda social” que se arrastraba desde la crisis de 2004-2006 presionaba por expansión y reasignación del gasto público. El margen de maniobra fiscal permitía que la propuesta de reforma se presentara como disociada completamente de cualquier condicionalidad, real o percibida, respecto a los organismos multilaterales de crédito. Desde la administración previa del derrotado Partido Colorado en 1994 se había iniciado un proceso de fortalecimiento de la autoridad tributaria. Ese proceso fue encabezado por un funcionario de perfil técnico pero con visible respaldo político, E.P.D. Lorenzo Silva, a quien la coalición decidió mantener en su cargo al acceder al poder, como reconocimiento a logros en la reestructura administrativa y en la eficacia del combate a la evasión. En los hechos, el mantenimiento de un funcionario designado por el partido desplazado debe haber contribuido a que se visualizara la modernización del sistema y la administración tributaria como una política de Estado relativamente duradera. Como puede apreciarse, todos los elementos destacados en los párrafos anteriores han figurado en el menú de determinantes plausibles de reformas que introducen o fortalecen un pilar basado en impuestos de tasa progresiva sobre las rentas de los factores determinantes inmediatos del FUTURO “éxito” de la reforma tributaria dominicana. Establecer que si se interpreta “éxito” como la introducción de las innovaciones legislativas y reglamentarias que autorizan a la autoridad tributaria a montar un nuevo esquema de recaudación, con la disponibilidad de un proyecto viable por un partido disciplinado y con mayoría en el Parlamento, es factible de llamarse así. AUNQUE PROTESTEMOS, ESO SE LOGRARA. Bébanse su Valium.johnnysanchez1147@yahoo.com