La educación virtual, antecedentes. Y hoy: el Covid 19.

Por: Eleanor Grimaldi Silié.

Pedagoga. Escritora.

La humanidad ha pasado por varias etapas en la comunicación: el lenguaje oral, las señales de humo, sonidos de tambores, las señales de comunicación a través de un caracol, a través de gestos, pinturas y otras expresiones.

En cuanto al lenguaje oral hay varias teorías sobre su procedencia: desde el origen divino pasando por una serie de teorías y especulaciones. Y se desconoce cuándo y en qué momento de la humanidad surgió.

Según Noam Chomsky - "Nosotros como humanos venimos con el módulo para el lenguaje (como proceso educativo)"

Luego desde la comunicación por cartas, teléfono y otros dispositivos hasta llegar a las computadoras, las cuales, utilizando el internet han conducido a la educación virtual.

Con la aparición de la escritura y la invención de la imprenta se dio paso a la aparición de la educación por correspondencia. La educación por correspondencia ha sido un precedente de la educación virtual.

A mediados del siglo IX se funda el primer Instituto de idiomas por correspondencia.

La enseñanza por correspondencia se desarrolla en Europa y Estados Unidos en el siglo XVIII. Se extiende luego a otros países como Australia, Nueva Zelanda y Canadá.

Recuerdo en República Dominicana en el siglo pasado, entre los años 1966 y 1968, mi tío el extinto jurista, Dr. Fernando Silié Gatón en la Academia Renacimiento implementó los primeros cursos por correspondencia junto a un equipo de profesionales notables de diversas áreas del conocimiento tales como: Marcos Rodríguez, Luis Gómez y otros de no menos preparación. Estos cursos fueron pioneros en la educación a distancia. Los cuadernillos en los cuales se apoyaba esta educación, eran enviados por correo a los alumnos. Y también entregados de manera presencial.

Recuerdo que tuve la oportunidad de hacer un curso de repostería por correspondencia en los años 60, siendo una adolescente.

Después se crearon los cursos de Educación por correspondencia de Apec, en Cenapec en 1972.

Se empezaron a transmitir cursos de alfabetización y de carácter educativo, por Radio Santa María iniciando la educación básica en 1971.

Inspirados en la metodología del Sistema ECCA de Educación a Distancia, original de las Islas Canarias, España.

Esta emisora ha sido definida: "una joya de estación radial"

En casi todos los países del mundo en esos años, se implementaron programas radiales y posteriormente algunos por televisión.

Los cursos por radio se aprovecharon en tiempos de guerra en Europa y Estados Unidos y también se usaron para la educación universitaria.

A pesar de varios esfuerzos por correspondencia, es en el siglo XX cuando se inician con mayor fuerza el aprovechamiento de las tecnologías para sacar mayor provecho a la educación a distancia.

A mediados de los años noventa es cuando empezaron a aparecer escuelas donde era posible acceder a una enseñanza virtual. Muchas de las escuelas virtuales actuales provienen de escuelas a distancia. En la actualidad, la enseñanza virtual y sus escuelas están presentes en todas partes el mundo.

Es con la aparición del internet como se empieza a dar forma a esta idea de la educación virtual y con la creación de los correos electrónicos. Algunas instituciones educativas universitarias en el mundo empezaron a usar este medio.

Australia, Nueva Zelanda, América del Norte y el Reino Unido, fueron pioneros en el uso de esta enseñanza virtual. Algunos de estos países ya tenían la experiencia de la educación por correspondencia, como hemos visto.

De acuerdo a un estudio realizado por el Dpto. de Educación en Estados Unidos en 2008 durante el año académico 2006-2007 el 60% de las escuelas públicas y privadas postsecundarias ofreció cursos de educación a distancia.

En 2008 la Unión Europea hizo una declaratoria respaldando la educación virtual para impulsar las mejoras y la igualdad en la educación.

Empezó a surgir en el siglo XXI un auge de la educación y vemos que casi todas las universidades tienen ya programas de educación virtual.

En Latinoamérica: Colombia, Chile, Uruguay y Brasil son los que están a la delantera en el uso de la educación virtual.

Esas redes nacieron hace treinta años, pero hace solo 6 años que se incorporaron a ella: imágenes, color, sonido y facilidad para trasladar datos. El uso de magnetófonos, videos, han cambiado la mentalidad, la forma de aprender, de saber, de conocer.

Con el tema del Covid 19, muchas escuelas no tendrán opciones de continuar porque no tienen una plataforma virtual, lo cual obliga a muchos estudiantes a inscribirse en escuelas con plataformas en línea o a realizar otras actividades relacionadas en línea.

Es evidente el cambio en los aprendizajes. Los maestros han encontrado en la Web una alternativa para la enseñanza. Las videoconferencias y los cursos interactivos proliferan hoy. Se conocen así los conceptos E-Learning (aprendizaje electrónico) y B-Learning (aprendizaje semipresencial).

Nunca mas que ahora, la tecnología y la enseñanza virtual cobra vigencia.

Esta herramienta indiscutiblemente tiene un potencial positivo para educar y también tiene sus bemoles.

Exhorto a mis colegas maestros a que usemos las plataformas tecnológicas, sin olvidarnos de la pedagogía, y la didáctica.

Los maestros requieren más tiempo para preparar sus clases e integrarlas a sus plataformas, deben tener un entrenamiento mínimo en tecnología y en el uso de las plataformas, se requiere que el estudiante sea capaz de tener la capacidad de autonomía para aprender.

A algunos maestros la educación virtual les produce ansiedad y frustración. veremos muchos abandonar el magisterio, lamentablemente. Unos porque aun no han podido adquirir una computadora y otros porque se niegan al uso de este medio o porque no tienen el entrenamiento suficiente para ingresar y ponerse a tono con esta realidad.

En cuanto a los alumnos: el acceso no lo podrán disfrutar todos igual. La mayoría de los universitarios en los países en vías de desarrollo no cuentan con una computadora, y en los celulares muchas veces ocurren fallas técnicas impredecibles, fallas a las que están expuestas también las plataformas.

Otro aspecto a considerar es que no existe comunicación presencial, lo que tiene sus ventajas, sobre todo para apreciar y valorar las reacciones tanto del maestro como del alumno, y otros aspectos del trato humano cara a cara.

Otro punto débil en las plataformas son también los criterios de evaluación y de comunicación de resultados, asimismo la interacción del profesor y la conceptualización que tiene el alumno sobre los contenidos.

Por ejemplo, en el área de Ciencias sociales, veremos cómo se reducirá la capacidad oral y escrita de los alumnos puesto de que las pruebas en algunas plataformas son de selección múltiple, falso o verdadero. un alumno del área de sociales debería tener un dominio mayor de las pruebas de desarrollo. Igual se han manifestado profesores del área de lengua española, sobre todo para las clases de redacción. Evidentemente, esto se pudiera remediar un poco con el acceso frecuente a las áreas de video conferencias y otros medios que requieren un trabajo arduo y responsable por parte del maestro.

Otra observación es que algunas entidades no cuentan con un protocolo previo para pautar la presentación y el uso de las redes virtuales,

Algunos pueden aparecer en un vehículo, otros en el supermercado, caminando o acostados en su habitación, etc., y así acceden al aula virtual, inclusive algunos vestidos en forma inadecuada.

Un protocolo puede regir también para los maestros, ya que las instituciones aspiran mantener una imagen ética frente a la comunidad.

Un reto importante es que las entidades creen un protocolo de presentación y acceso a las plataformas virtuales para que éstas se conviertan en un verdadero centro de aprendizaje.

De la autora:

Eleanor Grimaldi Silié. Es Pedagoga y Escritora.