Santiago de Chile, 16 nov (Prensa Latina) Las víctimas de la represión y las denuncias de violaciones cometidas por las fuerzas policiales a los derechos humanos continúan en Chile, tras cuatro semanas de la revuelta social contra el modelo neoliberal.

El más reciente informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), denunció que 'la situación es grave y que se han violado los derechos humanos, de acuerdo a los casos que hemos conocido, denuncias recibidas y querellas presentadas'.

Los casos más graves son, hasta ahora, cinco homicidios, de los cuales tres fueron cometidos por funcionarios del Ejército, uno por un infante de marina y otro por carabineros, contra quienes se presentaron las querellas pertinentes.

Asimismo se interpusieron también acciones por siete casos en los que los hechos configuraron el delito de homicidio frustrado.

Las denuncias presentadas por el INDH, hasta el viernes último ascendían a 345, de las cuales 245 corresponden a torturas y 58 de ellas por abusos o violaciones sexuales.

Añade el informe que son comunes los casos de personas con lesiones graves y gravísimas, quienes presentan heridas por balines, golpes de puños y patadas, en el momento de ser detenidas o posteriormente, por lo que se han presentado 13 acciones legales.

Los datos del INDH son parciales, puesto que estos corresponden solo a las visitas realizadas a 79 comisarías y 56 centros de salud.

En esos lugares, sus observadores constataron directamente seis mil 362 personas detenidas y dos mil 381 heridas, entre estas últimas 217 casos de lesiones por disparos de perdigones en los ojos.

Los miembros del INDH también han estado presentes en más de 150 manifestaciones y marchas en varios puntos de Chile, con el objetivo de resguardar el legítimo derecho de la población a manifestarse pacíficamente y velar por la correcta actuación de los cuerpos policiales.

El más reciente informe del INDH tiene lugar tras la aprobación por varios partidos de un acuerdo para la paz y una nueva constitución.

Sin embargo, aunque desde el gobierno de Sebastián Piñera y las organizaciones firmantes se llamó a alcanzar la paz, una enorme manifestación en la Plaza de la Dignidad (Baquedano) anoche, fue brutalmente reprimida por fuerzas especiales de Carabineros.

Nuevamente, las fuerzas policiales emplearon fuertes chorros de agua y una gran profusión de gases lacrimógenos.

tgj/rc