México, 15 nov (Prensa Latina) Cientos de mexicanos de una veintena de organizaciones de solidaridad, sociales, sindicatos, partidos, movimientos femeninos y de la juventud, rechazaron hoy el golpe de Estado en Bolivia en un mitin frente a la embajada estadounidense.

La zona del Paseo de la Reforma, a solo unos metros del monumento El Ángel de la Independencia, se abarrotó de simpatizantes del estado plurinacional encabezado por el líder indígena Evo Morales, y exigieron al gobierno de Estados Unidos, principal instigador del golpe, que lo restableciera en su cargo por ser el presidente constitucional electo por el pueblo altiplánico.

Alrededor de una veintena de oradores usó los micrófonos con un tiempo limitado para poder dar cabida a todos los que se habían anotado para expresarse a nombre de sus respectivas instituciones, y nadie se movió del lugar a pesar de la pertinaz llovizna y el frío que sorprendió a muchos.

Los oradores denunciaron la represión desatada por los golpistas, a quienes compararon con las hordas fascistas de Augusto Pinochet, de la España de Francisco Franco, del hitlerismo en Alemania y de la época de las dictaduras militares en Sudamérica, al considerar que han regresado de la mano de Donald Trump.

En los discursos fueron reiteradas las denuncias sobre el encarcelamiento de cuatro médicos cubanos: Amparo García, Idalberto Delgado, Ramón Álvarez y Alexander Torres, integrantes de la Brigada Médica en El Alto, bajo el falaz argumento de alentar acciones violentas en Bolivia.

Particularmente emotivas fueron las palabras del joven ingeniero Pablo Mantilla, hijo de un exembajador boliviano en México, quien agradeció a nombre de su pueblo, de los indígenas y de todos sus compatriotas que rechazan el golpe, la acogida que le ha brindado México a su presidente Evo Morales.

Mantilla nombró directamente al gobierno de Estados Unidos como responsable principal de lo que ocurre en su país, y señalando hacia la edificación de la sede diplomática a sus espaldas, demandó cese de la agresión y la matanza, y reposición en su cargo del líder indígena.

En sentido similar se pronunció Héctor de la Cueva, coordinador del Movimiento Mexicano de solidaridad con Bolivia y uno de los organizadores del mitin, y Jesús Escamilla, quien lo hizo a nombre de la agrupación de solidaridad con Cuba.

Hace unos días los mexicanos se concentraron frente a la embajada de Bolivia en la Ciudad de México para darle la bienvenida a Evo Morales, asilado en este país, y patentizar el respaldo al pueblo del altiplano.

En este mitin frente a la sede diplomática estadounidense, al igual que hicieron ante la de Bolivia, los mexicanos se declararon en movilización permanente hasta lograr reponer en su cargo a Morales, desalojado por una derecha reaccionaria y de supremacistas blancos en contubernio con la Organización de Estados Americanos y su testaferro secretario general, Luis Almagro.

mar/lma