Diariodominicano.com

Isidoros Karderinis

Hace tres años, con el referéndum del 23 de junio de 2016, el pueblo británico decidió con casi el 52 por ciento y con una participación del 71.8 por ciento la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Este gran resultado fue, sin duda, la primera gran derrota dolorosa para la Unión Europea de bancos y multinacionales, bajo control alemán.

Sin embargo, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, que estaba programada para el 29 de marzo de 2019, después de que exactamente dos años antes se hubiera activado el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que permite a los estados miembros abandonar la Unión, finalmente no sucedió.

Este acto de salida, que lamentablemente no tuvo lugar el 31 de octubre de 2019 y durante la grande segunda extension y que liberará a Gran Bretaña de los grilletes de la Unión Europea, muestra, por un lado, pleno respeto por la voluntad del pueblo británico y, por otro lado, está en conflicto con quienes lo intentan en varios formas de retrasar o incluso cancelar el orgulloso Brexit.

Tras los obstáculos parlamentarios planteados por los partidos de oposición frente al Brexit y el reciente acuerdo del Primer Ministro Boris Johnson con la Unión Europea, finalmente el Parlamento pudo aprobar su proyecto de ley sobre elecciones parlamentarias anticipadas, que tendrán lugar el 12 de diciembre de 2019. Al mismo tiempo, la Unión Europea ha otorgado otra extensión del plazo del Brexit, esta vez hasta el 31 de enero de 2020.

Estas elecciones son absolutamente cruciales para poner fin al interminable psicodrama del Brexit. Y esto sucederá en el caso de la arrolladora victoria de Boris Johnson y la conquista de la mayoría

parlamentaria necesaria, quien así podrá avanzar con la aprobación del acuerdo de retirada.

Es más que seguro que con Brexit no llegará el fin del mundo para Gran Bretaña, ya que no sucedió cuando decidió permanecer fuera de la eurozona. Y, como dicen expertos eminentes, la economía británica después de un corto período problemático se fortalecerá significativamente desde un punto de vista competitivo. Por lo tanto, no hay duda para ningún observador y analista perspicaz de que, a mediano y largo plazo, Gran Bretaña, que recuperará por completo la capacidad de seguir una política nacional en todas las áreas, prosperará afuera de un plan antidemocrático y altamente burocrático en el que Alemania tiene un papel dominante.

Sin embargo, los partidarios de la estadía de Gran Bretaña en la Unión Europea esencialmente quieren que se anule la voluntad del pueblo británico y se arroje el referéndum a la basura, cuyo resultado no causó ninguna crisis

económica inmediata, ya que estaban advirtiendo. Entonces siembran miedo y terror al inflar y magnificar cualquier efecto negativo a corto plazo.

Sin embargo, el Brexit no solo tendrá impactos negativos en Gran Bretaña, sino también en la Unión Europea. El Brexit, sin duda, amenaza la unidad de la Unión y crea un ejemplo de secesión que otros países probablemente seguirán en el futuro (efecto dominó), mientras que la falta de la contribución financiera de Gran Bretaña (alrededor de diez mil millones anuales) afectará significativamente el presupuesto comunitario.

Al mismo tiempo, los principales socios comerciales de Gran Bretaña (Alemania, Francia, Países Bajos, Italia, España y Bélgica) se verán significativamente afectados, mientras que la Unión Europea en su conjunto dejará de tener la mayor parte del PIB mundial y ser el mayor poder comercial internacional,

dando su posición a los Estados Unidos y China.

El golpe para la Unión Europea desde el Brexit y dada la solidaridad de Estados Unidos que lo acompaña y puede ser traducido probablemente en un importante acuerdo comercial bilateral privilegiado entre Gran Bretaña y Estados Unidos, es mucho más que crucial y puede resultar fatal para la Unión Europea y la eurozona, en un momento en que estos últimos experimentan una prolongada crisis económica y política, que ha ido en aumento últimamente.

Entonces, ante la mayor competencia de poder entre las potencias mundiales (EE. UU., China, Rusia, UE), es más que obvio que el gobierno de Donald Trump y el estado profundo de Estados Unidos han decidido frenar la influencia alemana en el área del campamento occidental y evitar decisivamente la aplicación de voluntades alemanas en el espacio europeo.

La visión de hoy contra la podrida, totalitaria y altamente neoliberal Unión Europea Alemana, que es el experimento más fallido de Unión económica y política entre diferentes Estados-Nación en la historia, solo puede ser la cooperación igualitaria de los pueblos europeos libres y los países democráticos independientes soberanos de un extremo de Europa al otro.

Para concluir, me gustaría enfatizar que nada puede impedir la voluntad del pueblo británico, que ha sido entrenado durante muchos siglos con las tradiciones democráticas y con los preceptos de libertad e independencia, para liberar a su país de los grilletes de hierro de la Unión Europea. Aquellos que están pidiendo un segundo referéndum para hacer surgir lo que quieren, es decir, chantajear realmente la democracia, tienen que saber que el ganador final será el pueblo soberano y la decisión que tomaron hace tres años.

Curriculum vitae

Isidoros Karderinis nació en Atenas en 1967. Es novelista, poeta y columnista. Ha estudiado economía y ha completado estudios de posgrado en la economía del turismo. Sus artículos han sido publicados en periódicos, revistas y sitios de todo el mundo. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y español y publicados en antologías poéticas, en revistas literarias y secciones literarias de periódicos. Ha publicado siete libros de poesía y tres novelas. Sus libros han sido publicados en Estados Unidos, Gran Bretaña, España e Italia.

E-mail: skarderinis@hotmail.gr

Facebook: Karderinis Isidoros

Twitter: isidoros karderinis