NACIONES UNIDAS, 6 may (Xinhua) -- El presidente de la 14° sesión del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (UNFF por sus siglas en inglés), Boris Greguska, exhortó hoy a todos los países y a todos los interesados a abordar las causas de la deforestación y la degradación forestal, a la vez que se busca el equilibrio entre crecimiento económico, progreso social y sostenibilidad.

Durante la sesión del UNFF, que se realizará del 6 al 10 de mayo, Greguska dijo que la gobernanza debe mejorar para integrar los temas forestales a todos los sectores e implementar políticas y programas coherentes.

En nombre del subsecretario general de la ONU Liu Zhenmin, la secretaria general asistente para Coordinación de Políticas y Asuntos Entre Agencias del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, Maria-Francesca Spatolisano, dijo que el 2019 marca el segundo aniversario de la adopción del plan estratégico de Naciones Unidas para los bosques.

En abril de 2017, la Asamblea General de la ONU adoptó el primer Plan Estratégico de Naciones Unidas para los Bosques 2017-2030. El plan constituye un marco global para acciones en todos los niveles con el fin de manejar de forma sostenible todo tipo de bosques y árboles fuera de bosques y detener la deforestación y la degradación forestal.

En el centro del Plan Estratégico se encuentran seis Objetivos Forestales Globales y 26 objetivos asociados que deben ser alcanzados para 2030, los cuales son voluntarios y universales.

Luego de hacer un llamado para una cooperación y compromisos políticos más fuertes, Spatolisano dijo que los bosques se encuentran entre los recursos naturales renovables más productivos y señaló que impulsan el crecimiento económico y representan una red de seguridad para los pobres de áreas rurales y urbanas de los países en desarrollo.

Lamentablemente, las políticas de desarrollo que dan prioridad al uso de la tierra para agricultura y energía siguen teniendo como resultado la deforestación, dijo, y recordó que ampliar la superficie forestal mundial en tres por ciento es un objetivo histórico del plan estratégico.

En nombre del Grupo Africano y alineándose con el Grupo de los 77, el representante permanente de Senegal ante la ONU, Cheikh Niang, también exhortó a la comunidad forestal internacional a redoblar esfuerzos para implementar el plan estratégico como herramienta para erradicar la pobreza, apoyar la forma de vida rural, y proteger la biodiversidad y los recursos genéticos para las generaciones futuras.

Tras señalar que las emisiones de gases de invernadero derivados de la energía, el transporte y la deforestación se encuentran entre los principales motores del fenómeno, Cheikh Niang dijo que sólo la deforestación representa más del 20 por ciento de las emisiones de CO2 del mundo.

Debemos sembrar bosques con firmeza y alentar la acción local para alcanzar los objetivos globales relacionados con el cambio climático y el desarrollo sostenible, dijo el funcionario senegalés, quien pidió la participación de una amplia gama de inversionistas y esfuerzos para restablecer los bosques de todo el mundo.

Tomasz Grysa, observador de la Santa Sede, dijo que la rápida destrucción de los bosques está agotando su biodiversidad tan rápidamente que la magnitud total de la pérdida podría no conocerse nunca. Grysa dijo que la pérdida de selvas no sólo significa la pérdida de especies, sino también la pérdida de relaciones vitales que podrían acabar alterando ecosistemas enteros.

Muchos países compartieron sus experiencias sobre el manejo forestal sostenible durante el foro.

Un participante chino dijo que China ha elaborado diferentes políticas para promover la implementación del plan estratégico. Sólo en 2018, China creó siete millones de hectáreas de plantación. Además, el gobierno se está concentrando en ofrecer beneficios económicos y sociales y en mejorar la vida de las personas que dependen de los bosques.

China está trabajando para resolver los problemas causados por el manejo multisectorial a través de establecer un mecanismo de manejo unitario, dijo. Fin