La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH-RD) anuncia su II Congreso de los Derechos Humanos que se realizará el próximo 25 de agosto en el Paraninfo de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UASD.

El Congreso, bajo el título "La Independencia de la Justicia como Garantía de la Aplicabilidad del Plan Nacional de Derechos Humanos" es dedicado a la memoria del compañero y militante revolucionario Jesús Adón, fallecido a destiempo en el 2017 y quien en vida fue primer vicepresidente nacional de la CNDH-RD.

"El objetivo de este Congreso es enfocar la preocupación de la sociedad civil dominicana por una justicia independiente respecto a la aplicabilidad del Plan Nacional de Derechos Humanos (PNDH" ha declarado a la prensa el presidente de la CNDH-RD, el Dr. Manuel María Mercedes.

De hecho ¿cómo se puede aplicar el PNDH y garantizar su aplicabilidad en un contexto de justicia secuestrada por el Poder Ejecutivo?

¿Cuál es el reto en ese sentido al que tenemos que enfrentarnos como sociedad civil comprometida con el goce y disfrute de los derechos humanos?

Estas son las preguntas a las que el II Congreso de la CNDH tratará de dar respuestas.

"A través de 7 pre congresos regionales, desarrollados en los meses de junio y julio en todo el país, al que han participado cientos de activistas, dirigentes, militantes y ciudadanos comprometidos con la lucha por un mejor país, hemos abordado el tema de la independencia de la justicia relacionada con la aplicabilidad del Plan Nacional de los Derechos Humanos" ha enfatizado el Dr. Mercedes.

Después de haber llevado a la palestra pública los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA) con nuestro I Congreso realizado en el mes de octubre del 2013 y dedicado al Dr. Guarocuya Batista del Villar, este año queremos que la ciudadanía se haga protagonista conociendo el Plan Nacional de los Derechos Humanos y la relevancia que este instrumento de defensa y promoción de los derechos humanos tiene para el establecimiento de un verdadero Estado Social y Democrático de derecho como establece la Constitución dominicana en su artículo n. 7.

El propósito principal del Plan Nacional de Derechos Humanos es establecer el marco de referencia a partir del cual se desarrollarán las acciones necesarias para garantizar y promover los derechos humanos a lo largo de todo el territorio nacional. En nuestro país la elaboración del Plan Nacional de Derechos Humanos se inició en el año 2015, 22 años después de la primera recomendación del 1993.

Después de haberse quedado tres años engavetado, a pesar de los esfuerzos y de las cuantiosas inversiones económicas aportadas por la comunidad internacional y sin terminar las consultas para su aprobación definitiva con las organizaciones de la sociedad civil que trabajamos conjuntamente con la Comisión Interinstitucional de los Derechos Humanos de la Cancillería, el PNDH se presentó ante la opinión pública nacional e internacional el 10 de diciembre del 2018, en una versión muy diferente a ese borrador final que se nos compartió desde la Cancillería el 19 de julio del 2015, inclusive sin haber dispuesto los recursos necesarios, ni los mecanismos o estructuras para su implementación y no tomando en cuenta la movilización y participación de diferentes sectores sociales y organismos internacionales que participaron en su elaboración.

Este II Congreso de la CNDH-RD debe servir así para que nos apropiemos del Plan Nacional de Derechos Humanos, debe ser una herramienta para que podamos exigir su aplicación para avanzar en la lucha por la dignidad humana, para que exista una verdadera democracia. De hecho no basta que existan mecanismos de participación, se requiere además de inclusión social, cultural e igualdad económica.

Sin embargo sabemos que ningún Plan Nacional de los Derechos Humanos puede implementarse real y efectivamente si falta acceso a la justicia, independencia de poderes y voluntad política de legislar en favor de los más necesitados y desprotegidos.

Por eso, al lado del reclamo de que el Plan Nacional de los Derechos Humanos sea una herramienta de lucha en las manos del pueblo dominicano, debe estar la exigencia de la separación de poderes, de una justicia accesible a todos los ciudadanos, de un Poder Judicial cuyos integrantes sean "independientes, imparciales, responsables e inamovibles, sometidos a la Constitución y a las leyes" según reza el art. 151 de la Carta Magna.

En fin podemos decir que para que sea efectivo el Plan Nacional de los Derechos Humanos debe ser vigente un real y efectivo Estado Social y Democrático de Derecho.

Reiteramos por lo tanto la necesidad que como CNDH nos dispongamos a ser protagonistas de este proceso y la obligación cívica que todos y todas tenemos de darle el oportuno seguimiento, por el alto riesgo de que se repita la mala costumbre política y social de permitir que los programas y planes sean engavetados o se conviertan en letra muerta.

Este II Congreso, como dicho, será dedicado a la memoria de Jesús Adón, nuestro primer vicepresidente nacional fallecido a destiempo el 12 de octubre del 2017.

Jesús Adón ha sido un militante revolucionario firme e inquebrantable en sus convicciones y sus anhelos para un país más justo y equitativo para todos. Entre los fundadores y militantes de la primera hora del movimiento Marcha Verde, lo recordamos junto al movimiento social dominicano como uno de los baluartes de la lucha contra la corrupción y en favor de las libertades del pueblo dominicano.

Su guía y ejemplo siempre nos acompañarán en cada lucha.