Por Ramón Mercedes

NUEVA YORK.- El Departamento de Justicia Federal de Estados Unidos (DOJ) dio un ultimátum hasta el 27 del presente mes a esta ciudad para que deje de ser santuario y quite la prohibición a los policías neoyorkinos para que compartan el status migratorios con agentes federales de inmigración.

En la Gran Manzana residen decenas de miles de indocumentados de diversas razas en sus diferentes condados, incluyendo a miles de dominicanos.

Asimismo, el gobierno quiere que los policías delaten a cualquier indocumentado liberado, porque de lo contrario perderá millones de dólares de fondos provenientes desde Washington.

Es la última advertencia, dice el organismo federal. Actualmente hay más de 600 ciudades santuarios en 33 estados que podrían perder cientos de millones de dólares cada una bajo la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump.

Por su parte, el alcalde de NYC, Bill de Blasio, respondió que llevará al presidente Donald Trump a la corte si intenta quitarle fondos de los programas a la ciudad por negarse a que el NYPD empiece a compartir información con "La Migra", dijo.

Añadió que la Gran Manzana seguirá protegiendo a los indocumentados. "Nosotros estamos cumpliendo con la ley para que las autoridades locales no compartan información de indocumentados con el gobierno federal y Washington no puede hacer recortes por cuestiones políticas", advirtió el ejecutivo municipal.

"Estamos en pleno cumplimiento. La Corte Suprema bajo el juez Roberts, quien de hecho escribió la decisión en 2012, proclamó que el gobierno federal no puede, por razones políticas, retener fondos de esta naturaleza, y eso fue reiterado recientemente en otra acción judicial, aseverando estar preparado para pelear en los estrados", precisó De Blasio