diariodominicano.com

PARIS, 23 oct (Xinhua) -- La economía francesa tendrá un crecimiento negativo en los últimos tres meses del año debido a la afectación del rebrote de infecciones del nuevo coronavirus en las actividades de negocios, advirtió hoy el ministro de Economía, Finanzas y Recuperación, Bruno Le Maire.

"En el cuarto trimestre probablemente tendremos una cifra de crecimiento negativo... debido a que la epidemia está empezando de nuevo y a que hay mucha incertidumbre internacional, la elección en Estados Unidos y el 'brexit'", dijo Le Maire a la radiodifusora Europa 1, sin dar un cálculo preciso de crecimiento.

En sus perspectivas trimestrales publicadas a principio de octubre, el instituto nacional de estadísticas INSEE esperaba que la segunda mayor potencia de la eurozona reportara crecimiento cero en el cuarto trimestre, por debajo del anterior pronóstico de 1 por ciento.

Francia ha registrado un aumento en las infecciones de la COVID-19 en semanas recientes con un elevado récord diario de casos. El jueves, 41.661 personas más dieron positivo, lo que significa un nuevo récord después de las 32.427 del sábado. El total acumulado de infecciones ahora es de 999.043.

La enfermedad respiratoria ha cobrado 34.210 vidas desde que inició el brote de la epidemia, con 162 decesos reporteados el jueves.

En medio del agravamiento de la situación sanitaria, el gobierno francés decidió extender el toque de queda a 38 regiones más. Alrededor de 46 millones de los 67 millones de habitantes de Francia deberán permanecer en casa de las 21:00 a las 6:00 horas durante por lo menos seis semanas.

La nueva medida contra el coronavirus costará a Francia 2.000 millones de euros (2.360 millones de dólares), dijo el ministro, quien prometió continuar "protegiendo a las compañías y a los trabajadores mientras el virus continúe circulando".

El mes pasado, el gobierno prometió movilizar 100.000 millones de euros para ayudar a la economía a recuperarse de la crisis del coronavirus e impulsar el crecimiento en los próximos dos años.

Francia ya ha movilizado 460.000 millones de euros para que las compañías salgan a flote durante el brote del coronavirus. El financiamiento consiste en gran parte en aplazamiento del pago de impuestos y cargos por nómina, además de planes específicos para rescatar los sectores más afectados por la pandemia, como las industrias de turismo, automotriz y aviación.

Debido a las costosas medidas para amortiguar el impacto de la crisis de salud en las actividades económicas, el déficit público del país en 2020 ascenderá a 10,2 por ciento del producto interno bruto (PIB), de acuerdo con cifras oficiales.