diariodominicano.com

BEIJING, 17 oct (Xinhua) -- En un momento en que multitud de países batallan contra una segunda ola de COVID-19, China ha conseguido controlar el virus y ha cimentado su estatus como país manufacturero y comercial importante, y también como potencia económica, según han comentado varios economistas.

La economía china se ha recuperado más rápido durante la pandemia que la de EE. UU. y la cotización de empresas "candentes" en los mercados bursátiles del país asiático está atrayendo capital, afirmó el lunes el fundador de la firma de gestión de inversiones estadounidense Bridgewater Associates, Ray Dalio.

Los tipos de interés más altos chinos indican que la nación está en una posición mejor de "no tenter que imprimir moneda", aseguró en una conversación con el columnista del diario "New York Times" Thomas Friedman en la Conferencia Global del Instituto Milken.

El economista británico Jim O'Neill, conocido por acuñar el acrónimo BRICS, dijo por su parte que durante las vacaciones de la "Semana Dorada" a principios de octubre, muchos chinos viajaron a lo largo y ancho del país sin desencadenar otra ola de contagios de COVID-19.

El producto interno bruto (PIB) de China crecerá un 5,4 por ciento interanual en el tercer trimestre de este año, desde el 3,2 por ciento del segundo trimestre, según una previsión reciente del Bank of America Global Research.

Según O'Neill, hay buenas razones para creer que China está regitrando la clásica recuperación en forma de "V", que la pone en camino de tener un 8 por ciento de crecimiento en 2021.

Además, con la tasa de crecimiento actual, China está preparada para contribuir con 1,5 billones de dólares adicionales al PIB mundial el próximo año y los consumidores del país asiático generarán cerca del 40 por ciento de la cifra, escribió en un artículo publicado en la página web Project Syndicate.

Dado que el gasto de los consumidores sigue representando un porcentaje cada vez mayor del crecimiento chino, la dimensión de las oportunidades económicas que se ofrecen no se deben subestimar, señaló.

China está consolidando su estatus como la nación comercial dominante del mundo, dijo Yao Wei, economista jefe para Asia y el Pacífico del banco de inversión francés Societe Generale SA, en una entrevista reciente con Bloomberg.

La creciente demanda mundial de todo tipo de productos, desde trajes de protección hasta tecnología para trabajar desde casa, ha permitido a China conseguir una participación récord en el mercado de las exportaciones mundiales al reabrir rápidamente sus fábricas mientras el resto del mundo todavía lidia con los cierres, dijo.

Es un cambio sorprendente con respecto a los primeros dos meses del año, cuando las exportaciones de China se contrajeron en un 17,1 por ciento, dijo.

"El desempeño de las exportaciones de China durante esta crisis es de hecho una prueba de su sólido estatus como fábrica del mundo", dijo. "Es confiable, ya que la contención rápida y efectiva del brote en China permitió que su sector manufacturero reanudara sus operaciones mucho antes que otros".

El comercio exterior de China aumentó un 7,5 por ciento interanual en el tercer trimestre de este año, mostraron datos oficiales. Las exportaciones aumentaron un 10,2 por ciento interanual, mientras que las importaciones aumentaron un 4,3 por ciento en término de yuanes, dijo la Administración General de Aduanas. Fin