diariodominicano.com

PARIS, 8 jul (Xinhua) -- Los análisis de las muestras de aguas residuales tomadas recientemente en la región del Gran París sugieren un ligero resurgimiento del nuevo coronavirus en las últimas semanas, aunque es demasiado pronto para hablar de un rebrote de la pandemia, informaron hoy medios de comunicación franceses.

En seis de las 12 muestras analizadas entre el 22 y el 25 de junio se halló una presencia mínima del coronavirus y las pruebas adicionales realizadas la siguiente semana confirmaron estos resultados, informó el periódico nacional Le Monde.

Se necesitan elementos adicionales para entender el fenómeno, indica, y alertó que la "reciente reanudación de las actividades ha estado acompañada de cierta relajación en términos de cumplimiento de los gestos de barrera, lo que eleva los temores de un resurgimiento de la epidemia".

El agua residual refleja lo que el público excreta. París ha estado monitorizando sus aguas residuales desde el inicio de la pandemia para evaluar la circulación del coronavirus entre la población.

De las muestras tomadas entre el 5 de marzo y el 23 de abril, los investigadores descubrieron de hecho una correlación entre el nivel de virus en el agua residual y la cantidad de casos de contagio.

A mediados de abril, cuando una cifra pequeña del virus fue hallada en cuatro de los 27 puntos de muestreo, el ayuntamiento de París de inmediato pidió a las personas dejar de usar agua no potable como una "medida de precaución".

A mediados de mayo, cuando la epidemia fue contenida en gran parte luego de dos meses de confinamiento, ya no se hallaron más rastros del coronavirus en las muestras de aguas residuales analizadas.

La Academia Nacional de Medicina de Francia dijo el martes que los análisis microbiológicos de las aguas residuales pueden jugar un papel estratégico en la vigilancia futura y regular de la circulación del virus.

Recomendó realizar esta vigilancia sistemática y rigurosa, ampliarla a otros virus y crear un banco de muestras que permita un análisis en retrospectiva.

El 26 de junio, investigadores de la Universidad de Barcelona, una de las universidades más prestigiosas de España, dijeron que detectaron la presencia del nuevo coronavirus en las muestras de aguas residuales recolectadas en Barcelona el 12 de marzo de 2019. Eso es nueve meses antes de que la ciudad central china de Wuhan reportara por primera vez el brote del coronavirus a fines de 2019.

Científicos en Italia también hallaron rastros del nuevo coronavirus en las aguas residuales recolectadas en Milán y Turín en diciembre de 2019.