diariodominicano.com

MEXICO, 29 jun (Xinhua) -- México arrancó esta semana con las 27.121 defunciones por el nuevo coroanvirus (COVD-19), enfermedad que sigue latente en este país, en el que hasta ahora acumula los 220.657 casos confirmados, informaron este lunes las autoridades sanitarias al rechazar que para evitar una mayor propagación se cierren las fronteras al interior del país.

"El cierre de fronteras entre estados no garantiza que el virus del COVID-19 se frene", afirmó desde Palacio Nacional, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell.

Al presentar el informe técnico sobre la COVID-19 en México, se precisó, que del total de los pacientes acumulados, se han recuperado 131. 264, todavía hay 23.389 casos activos, mientras que 66.910 están catalogados como sospechosos, y en espera de los resultados de laboratorio por la prueba COVID-19.

En la rueda de prensa, y al abrir la sesión de preguntas, López-Gatell reconoció que si bien, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encontraron el pasado fin de semana en aguas residuales la COVID-19, López- Gatell aclaró que no existe una posibilidad de contagio.

"Se ha considerado que no es un mecanismo de propagación eficiente (por heces fecales), que además se debe considerar el medio de ingreso", enfatizó el responsable de la estrategia para atender la pandemia en México.

El pasado 1 de junio inició la llamada "Nueva Normalidad", abriendo en los municipios con cero registros de contagios por la COVID-19, posteriormente, y de manera gradual se dio la apertura gradual de las actividades de los nuevos sectores de reactivación económica: construcción, minería y transporte (fabricación), y ahora, el plan, medido por un semáforo epidemiológico, avanza en más de la mitad de los estados con una medición color naranja.

El semáforo en color naranja, si bien marca una alerta alta de contagio por COVID-19, permite que parcialmente se encuentren abiertos los hoteles, con ocupación del 50 %, al igual que las estéticas, supermercados, y se debe mantener la disposición de sólo acudir una persona por familia.

La Ciudad de México inició este lunes su cambio gradual de semáforo epidemiológico al naranja y comenzar a reactivar la economía de manera gradual, se prevé que en próximo haga lo propio su vecino, el central estado de México. ambos con más contagios y ocupación hospitalaria por el nuevo coronavirus, así como un mayor porcentaje de muertos, en comparación con el resto del país.

Cálculos de las máximas autoridades sanitarias y científicos del país, prevén que aún cuando se logre disminuir el índice de contagios por COVID-19, durante la actual Fase 3 de propagación y de una llamada nueva normalidad, se sospecha que -junto con la influenza-, para octubre, podría haber un rebrote en el país, lo cual, será un reto.