diariodominicano.com

WASHINGTON, 2 jun (Xinhua) -- El gobernador de Minnesota, Tim Walz, dijo hoy que su estado emprenderá una investigación sobre derechos civiles en el Departamento de Policía de Minneapolis (DPM), al cual pertenecen cuatro oficiales de policía que estuvieron involucrados la semana pasada en el brutal homicidio de George Floyd, un hombre afroamericano desarmado.

Waltz dijo que el Departamento de Derechos Humanos de Minnesota presentó acusaciones de violación a los derechos civiles contra el DPM e investigará sus "políticas, procedimientos y prácticas de los últimos diez años para determinar si llevaron a cabo prácticas discriminatorias sistémicas" .

"Mi administración utilizará todas las herramientas a su disposición para desmontar generaciones de racismo sistémico en Minnesota" , publicó el gobernador en Twitter luego de una conferencia de prensa. "Este esfuerzo es uno de muchos pasos en nuestro esfuerzo por restablecer la confianza de las comunidades que no han sido vistas ni escuchadas durante demasiado tiempo" .

Floyd falleció el 25 de mayo, después de ser inmovilizado en el suelo por cuatro oficiales de policía del DPM que lo arrestaron por presuntamente utilizar un billete de 20 dólares falso para comprar cigarrillos.

Todos los oficiales fueron despedidos y Derek Chauvin, quien colocó su rodilla sobre el cuello de Floyd durante cerca de nueve minutos a pesar de que Floyd suplicaba con desesperación por su vida, fue acusado de homicidio en tercer grado y homicidio involuntario.

"Esto no tiene que ver con fincar responsabilidades penales" , dijo la comisionada de Derechos Humanos de Minnesota, Rebecca Lucero, quien dirigirá la investigación recién anunciada. "Tiene que ver con cambiar el sistema" .

La muerte de Floyd instigó protestas en todo el país contra la brutalidad policiaca y el racismo, las cuales han persistido durante una semana.

Luego de que las manifestaciones desembocaron en disturbios violentos en algunas partes del país, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó hoy con utilizar al ejército para frenar a los manifestantes, una respuesta que generó una inmediata condena de sus opositores políticos, incluyendo el ex vicepresidente Joe Biden, a quien seguramente Trump enfrentará en la elección general que se realizará este año.