diariodominicano.com

WASHINGTON, 29 may (Xinhua) -- Una estación de policía en Minneapolis, la ciudad más grande del estado de Minnesota en el medio oeste de Estados Unidos, fue incendiada el jueves por la noche cuando las protestas se intensificaron días después de que George Floyd, un hombre negro, suplicara "no puedo respirar" antes de morir bajo custodia policial.

En otras partes de la ciudad profundamente sacudida, miles de manifestantes pacíficos marcharon por las calles exigiendo justicia, informó USA Today.

Las protestas, mítines e incluso disturbios por la muerte de Floyd también se están extendiendo a otras ciudades como St. Paul, Nueva York, Chicago y Denver. En St. Paul, Minnesota, más de 170 negocios fueron dañadas o saqueadas, dijo esta mañana el departamento de policía de la ciudad.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, declaró el jueves estado de emergencia y activó a la Guardia Nacional de Minnesota para restablecer el orden.

Mientras tanto, siete personas fueron baleadas el jueves en Louisville, la ciudad más grande del estado de Kentucky, durante las protestas en la noche por otro caso: la muerte de la técnica médica de emergencias Breonna Taylor, quien fue abatida a tiros por la policía en marzo.

En medio de la creciente violencia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó esta mañana a los manifestantes "matones" en Twitter, y advirtió que enviaría tropas de la Guardia Nacional a Minneapolis y que "cuando comience el saqueo, comiencen los disparos". Twitter puso posteriormente una notificación de interés público en ese tuit.

El fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, dijo en CNN el viernes por la mañana que anticipa que se presentarán cargos contra los oficiales involucrados en la muerte de Floyd.

Floyd murió el lunes por la noche, poco después de que un oficial de policía blanco lo sostuvo con una rodilla sobre el cuello, aunque el hombre negro de unos 40 años de edad suplicó repetidamente "no puedo respirar" y "por favor, no puedo respirar". La forma en que el oficial de policía trató al hombre no está aprobada por el departamento de policía local.

En 2014, con un teléfono celular se grabó a un hombre negro desarmado, llamado Eric Garner, quien dijo repetidamente "no puedo respirar" cuando un oficial de Nueva York lo retuvo en una posición de estrangulamiento antes de su muerte bajo custodia policial.